En el sector de los mini-PC existe el factor de forma ultracompacto (UCFF) que en el último par de años ha dejado modelos bastante interesantes. Gracias a la mejora de rendimiento y reducción de consumo con las últimas litografías a 14 nm, los procesadores Gemini Lake de Intel presentados el pasado diciembre van a ser ideales para ellos. El fabricante ECS es un veterano del sector de los mini-PC con sus modelos LIVA, y en el CES 2018 presentó un moedlo que solo mide 70 mm × 70 mm × 33.4 mm, el LIVA Q2.

Estos procesadores actúan como sistemas en chip (SoC), incluyendo también la conectividad, y este modelo se oferta con los procesadores de dos y cuatro núcleos, hasta un Pentium Silver como el J5005 de cuatro núcleos a 1.5-2.8 GHz con una UHD 605. Se puede configurar con 2 o 4 GB de memoria LPDDR4, con 32 o 64 GB de almacenamiento de tipo eMMC, lector de tarjetas micro-SD, Bluetooth 4.1, wifi 802.11 ac. También tiene un puerto HDMI 2.0, un USB 2.0, y un USB 3.0 tipo C. Su precio es de 164 dólares con 4 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, o 180 dólares con licencia de Windows 10.

Otros mini-PC con SoC de tipo Gemini Lake son los Liva Z2 y el Liva One SoC. El primero ya tiene un tamaño mayor, con 117 mm × 128 mm × 51 mm, y el segundo tiene 199.4 mm × 188.3 mm × 45 mm. El primero de ellos tiene dos bancos de memoria SO-DIMM de tipo DDR4, y el segundo uno. La configuración de procesadores es la misma, como hasta ese J5005 de 10 W de TDP, y el segundo tiene una ranura M.2 y espacio para dos unidades de 2.5 pulgadas. La conectividad es variada, con el Liva Z2 incluyendo tres USB 3.0, dos HDMI y un USB 3.0 tipo C, y el Liva One SoC incluye un HDMI, un VGA, dos USB 3.0 y cuatro USB 2.0, además de un puerto COM. El Liva Z2 se pondrá a la venta por unos 225 dólares con 4 GB de RAM y 32 GB de almacenamiento, o 240 dólares con licencia de Windows 10.

1248641 bytes 1471580 bytes 1835898 bytes 2412177 bytes 993782 bytes 1920731 bytes

Vía: AnandTech.