Poco a poco los paraísos fiscales dentro de la propia Unión Europea están llegando a su fin. La Comisión Europea, tras un proceso de investigación, llegó a la conclusión de que Irlanda había llegado a un acuerdo con Apple para aplicarle una tasa impositiva excesivamente baja. No es nada que sea ilegal, pero sí va en contra de las directivas europeas sobre el pago de impuestos y que los miembros de la Unión deben respetar.

El resultado de aquella investigación es que Apple debe a Irlanda 13 000 millones de euros en impuestos. Si bien en principio parecía que Irlanda no tenía intención de solicitarle ese dinero a Apple, el Gobierno irlandés se vio forzado a solicitárselo tras una denuncia de la Comisión Europea en el Tribunal Europeo de Justicia. Apple siempre ha mantenido la posición de que ha pagado todos los impuestos que se le han solicitado, y aparentemente Irlanda a cambiado de opinión sobre solicitarle el pago de esos 13 000 M€ a Apple.

El ministro de Finanzas irlandés, Paschal Donohoe, indicó a varios periodistas antes de su encuentro con la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, que «hemos llegado a un acuerdo con Apple en lo referente a los principios de operación del fondo del fondo de garantía. Esperamos que el dinero empiece a ser transferido a la cuenta por Apple en el primer trimestre del próximo año».

Una vez que se ha concluido esta investigación a Apple, van a ir llegando otras a diversas compañías residentes en Irlanda y que están en la misma situación alegal de que el Gobierno irlandés les está solicitando un pago de impuestos muy inferiores al que debería ser. Aunque establecer el nivel impositivo a las empresas es algo sobre lo que cada país tiene plena potestad, existen directivas europeas para evitar la creación de paraísos fiscales.

Vía: Ars Technica.