Para los anales de la historia se quedará la estúpida compra de la división de hardware de Nokia por parte de Microsoft. Comprar una compañía por 5400 millones de euros para finiquitarla no es que sea una gran inversión. Hace bastante más de un año que Microsoft no ha anunciado ninguna novedad en el terreno de los teléfonos Lumia, y es simplemente porque ya no tienen interés en ellos.

Joe Belfiore ha indicado en Twitter que no han podido convencer a los desarrolladores de llevar sus aplicaciones a Windows 10 Mobile. Incluso pagándoles para ello, o desarrollándolas por ellos. «El número de usuarios es demasiado bajo para que las compañías inviertan», ha llegado a decir. Belfiore ha dicho que cambió de teléfono a otro ecosistema por la variedad de hardware y aplicaciones. Cuando no crees en tu producto, es difícil sacarlo adelante.

Microsoft continuaría proporcionando asistencia a los usuarios, parches y actualizaciones de seguridad, pero «ya no hay interés en crear añadir nuevas características y hardware». Estas palabras seguramente supongan el principio del fin largamente esperado de Windows 10 Mobile.

Vía: EnGadget.