AMD puso a disposición de los ensambladores de equipos el año pasado una nueva serie de unidades de procesamiento acelerado o APU, que en la jerga de la compañía son procesadores con chip gráfico integrado. Su novedad era el uso de memoria DDR4, conectividad moderna y mayores frecuencias que las APU que tenía en el mercado.

Pero a las tiendas han llegado un año después, y usan el empaquetado BGA 1331 para el zócalo AM4, que es el más moderno de la compañía. La APU más potente que tiene ahora mismo en el mercado es la A12-9800 del presente análisis, que es una extraña combinación de características antiguas y modernas, ya que sigue siendo, en el fondo, una APU con la obsoleta arquitectura Bulldozer.

A12-9800: características

AMD considera los procesadores que combinan CPU y GPU como APU, con una ligera vuelta de tuerca que pocas veces es usada. Suma los núcleos de CPU a los de GPU para dar un total mayor, pero que solo suele traer a cuenta en tareas de cómputo. Algo que se sale del uso generalista que tienen las APU, y por tanto se queda en papel mojado.

El A12-9800 es una APU con cuatro núcleos de CPU y ocho núcleos de GPU, y es de las gráficas integradas más potentes que tiene AMD en el mercado. Dispone de 512 sombreadores con una frecuencia base de 800 MHz y unturbo de 1108 MHz. La parte de CPU tiene una frecuencia base de 3.8 GHz y un turbo de 4.2 GHz, que se usará para tareas que requieran uno o dos núcleos generalmente.

Su TDP lo sitúan en los 65 W, y se puede combinar con memoria DDR4 de 2133 y 2400 MHz.

Resultados en computación y trabajo

A continuación tenéis una serie de pruebas relacionados con la potencia de cómputo y en entornos de trabajo del procesador. La primera prueba es un clásico para comprobar el potencial de uso en renderizaciones, Cinebench R15.

Cinebench R15, prueba mononúcleo
Core i7-7700K
193
Core i7-6700K
182
Core i7-6900K
161
Ryzen 7 1700
148
Ryzen 5 1500X
148
Core i5-7400
147
Ryzen 3 1300X
146
Pentium G4560
144
Core i5-6400
141
Ryzen 3 1200
126
Ryzen 5 1400
125
A12-9800
98
Athlon X4 950
92
Cinebench R15, prueba multinúcleo
Core i7-6900K
1477
Ryzen 7 1700
1444
Core i7-7700K
963
Core i7-6700K
902
Ryzen 5 1500X
801
Ryzen 5 1400
678
Core i5-7400
567
Ryzen 3 1300X
541
Core i5-6400
528
Ryzen 3 1200
468
Pentium G4560
376
A12-9800
325
Athlon X4 950
302

7-Zip incluye una herramienta para ver su rendimiento en compresión y descompresión de archivos.

7-Zip, en MIPS
Ryzen 7 1700
35703
Core i7-6700K
26813
Ryzen 5 1500X
21924
Ryzen 5 1400
18339
Core i5-7400
15173
Ryzen 3 1300X
14590
Core i5-6400
14380
Ryzen 3 1200
12683
Pentium G4560
12127
A12-9800
11416
Athlon X4 950
10529

Una prueba en PC Mark 8 Home, sin aceleración mediante OpenCL.

PCMark 8 Home, sin OpenCL
Core i7-7700K
4623
Core i7-6700K
4054
Core i7-6900K
3920
Ryzen 5 1500X
3617
Ryzen 3 1300X
3440
Ryzen 7 1700
3389
Pentium G4560
3351
Ryzen 5 1400
3306
Core i5-7400
3297
Core i5-6400
3168
Ryzen 3 1200
3114
A12-9800
2645
Athlon X4 950
2233

Análisis de rendimiento

El A12-9800, para ser un procesador de 109 euros en estos momentos, no llega a la potencia de un Pentium G4560, el cual está ahora mismo sobre los 78 euros. Debido a ello, se lo juega totalmente a que la gráfica integrada Radeon R7 aporte bastante más rendimiento que la HD Graphics 610, o que la HD Graphics 630 del Pentium G4600 de 86 euros.

En tareas cotidianas el equipo se nota que va entrecortado algunas veces, lo cual resulta molesto y totalmente perceptible. La navegación por internet depende de núcleos potentes porque la ejecución de JavaScript no se puede dividir en varios hilos, y eso lleva a que los procesadores con núcleos mucho más potentes, como el G4560, den una sensación mucho mayor de fluidez.

Metodología de análisis de rendimiento gráfico

Las pruebas de rendimiento las realizo seleccionando los preajustes ultra siempre que es posible y dan la opción, aunque en Ashes of the Singularity los pongo en altos, y en Rise of the Tomb Raider pongo todo al máximo. Sobre el antiescalonamiento, no lo pongo más allá de FXAA para poder compararlo bien con la resolución QHD y 4K, en la que esta última en un monitor estándar de 27 pulgadas sirve de poco o nada poner el suavizado de bordes. También desactivo las características específicas de tarjetas de cada marca, como la oclusión ambiental HBAO+ de Nvidia o el PureHair de AMD, por el posible impacto negativo que tengan en las tarjetas de la marca contraria. Las pruebas utilizan los controladores GeForce 385.41 para las GTX 1050 Ti y GTX 1060 de 6 GB.

La toma de valores se ha realizado mediante OCAT, una aplicación de AMD que integra la librería PresentMon de Intel. Esta librería se engancha directamente a la API gráfica que se esté usando, dando medidas muy precisas de los tiempos de fotograma. Pasando los datos del archivo generado a una hoja de cálculo, se puede obtener la tasa de fotogramas, y de ahí estudiar sus resultados en distintas gráficas. Además de mostrar la tasa media de fotogramas, incluiré a partir de ahora el percentil 99, que es el mínimo de FPS por encima del cual se pasa el 99 % del tiempo el juego. Generalmente, si baja de 25 a 30 FPS el percentil 99 se puede considerar como que la experiencia de juego no será fluida.

Equipo de prueba

Para las pruebas se han usado tres equipos distintos. El primero de ellos para el A12-9800 —que lo tenéis más abajo—, el segundo incluye un Pentium G4560 con una placa base H110 y 16 GB de memoria DDR4-2133, y la última el habitual con un Core i7-6700K con 16 GB de memoria DDR4-3333. Para el tipo de tarjetas gráficas que se van a probar, aunque no sea el más actual Core i7-7700K, es más que suficiente para no limitarlas.

La placa base del equipo AMD de pruebas ha sido cambiada por una B350M-A de ASUS. Estaba ya cansado de los problemas de overclocking de la AB350M de ASRock, así que a la menor oportunidad que he tenido, la he cambiado. Es una placa base de 89 euros que durante un par de semanas en septiembre ha estado a 69 euros en Amazon —un buen chollo—, y que permite poner la memoria del A12-9800 a los 2400 MHz con los que es compatible.

Pruebas de chip gráfico integrado

Las siguientes pruebas son de los chips gráfica integrados (iGPU) en los procesadores indicados anteriormente.

Hitman, 720p, calidad baja
Radeon R7
A12-9800
32,5
16
HD Graphics 530
Core i7-6700K
30,1
21,6
HD Graphics 610
Pentium G4560
14,3
6,6
FPS Percentil 99
Ghost Recon Wildlands, 720p, calidad baja
Radeon R7
A12-9800
27,1
16,5
HD Graphics 530
Core i7-6700K
19,4
12,6
HD Graphics 610
Pentium G4560
10,6
4
FPS Percentil 99
The Witcher 3, 720p, calidad baja
Radeon R7
A12-9800
30,6
16,7
HD Graphics 530
Core i7-6700K
20,9
12,9
HD Graphics 610
Pentium G4560
11,1
3,8
FPS Percentil 99
Total War: Warhammer, 720p, calidad baja
Radeon R7
A12-9800
51,4
29,9
HD Graphics 530
Core i7-6700K
24,5
17,6
HD Graphics 610
Pentium G4560
16,4
12
FPS Percentil 99
Heroes of the Storm, 1080p, calidad baja
HD Graphics 530
Core i7-6700K
92,7
46,5
Radeon R7
A12-9800
68,1
30,9
HD Graphics 610
Pentium G4560
51,1
21
FPS Percentil 99
Overwatch, 720p, calidad baja
Radeon R7
A12-9800
75,6
33,1
HD Graphics 530
Core i7-6700K
61,3
41,1
HD Graphics 610
Pentium G4560
41,1
33
FPS Percentil 99

Pruebas de tarjeta gráfica dedicada

Ashes of the Singularity: Escalation

Ashes of the Singularity DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
76,2
39,5
Pentium G4560
42
27,8
A12-9800
35,1
23,2
FPS Percentil 99
Ashes of the Singularity DX12, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
72,3
48,6
Pentium G4560
46
33,3
A12-9800
38,6
27,9
FPS Percentil 99

Hitman

Hitman DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
86,6
52,5
Pentium G4560
57,7
30,3
A12-9800
43
22,9
FPS Percentil 99
Hitman DX12, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
86,8
53,7
Pentium G4560
54,8
26,1
A12-9800
44
19
FPS Percentil 99

Total War: Warhammer

Total War: Warhammer DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
72,2
58,5
Pentium G4560
67,8
41,6
A12-9800
53,2
23,9
FPS Percentil 99
Total War: Warhammer DX12, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
70,9
56,4
Pentium G4560
59,6
39,1
A12-9800
43,2
25,1
FPS Percentil 99

Battlefield 1

Battlefield 1 DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
79
63,8
A12-9800
75,6
45,6
Pentium G4560
75,3
52,2
FPS Percentil 99
Battlefield 1 DX12, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Pentium G4560
75,2
47,9
Core i7-6700K
72,4
63,2
A12-9800
70,8
32,2
FPS Percentil 99

Gears of War 4

Gears of War 4 DX12, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
83,4
68,6
Pentium G4560
59
22,4
A12-9800
35,9
17,5
FPS Percentil 99

DiRT Rally

DiRT Rally DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
123,6
100,6
Pentium G4560
89,2
58,9
A12-9800
72,6
52,4
FPS Percentil 99

The Witcher 3

The Witcher 3 DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
58,1
47,3
Pentium G4560
57,7
38,2
A12-9800
56
40
FPS Percentil 99

Crysis 3

Crysis 3 DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
59,3
47,5
Pentium G4560
59,1
40,1
A12-9800
49,1
28,8
FPS Percentil 99

Ghost Recon Wildlands

Ghost Recon Wildlands DX11, GTX 1060, 1080p, calidad 'ultra'
Core i7-6700K
42
34,1
Pentium G4560
40,5
31,2
A12-9800
36,3
25,9
FPS Percentil 99

Temperaturas, consumo y overclocking

Este apartado es el mayor despropósito de estos procesadores con núcleos Bulldozer, ya que tienen un consumo muy elevado. Ha sido así siempre, por lo que el cambio de zócalo al AM4 no ha traído ninguna mejoría en el consumo.

El Athlon A12-9800 con la refrigeración de serie en reposo tiene una temperatura de 45 ºC, mientras que en un uso ofimático, internet y películas, la temperatura se sitúa en 72 ºC. Jugando se suele situar entre los 70 y 90 ºC según el juego, y en carga completa a través de la prueba de carga de CPU en Furmark alcanza los 90 ºC después de unos minutos de iniciarla.

Esos datos son con el limitado ventilador que viene con el procesador, ya que con el del Ryzen 5 1500X —el único que tenía a mano—, que es bastante más grande y con base de cobre acompañado de pasta térmica de calidad como la Arctic Silver 5, las temperaturas bajan sustancialmente. En un uso normal del equipo en ofimática o juegos las temperaturas se sitúan en unos más manejables 45 a 60 ºC, y a carga completa en Furmark alcanza los 75 ºC tras diez minutos de uso, y en reposo se sitúa en torno a los 35 ºC. Por tanto, se hace casi indispensable usar una refrigeración distinta de la que viene de serie, de la que lo único bueno que se puede decir es que no hace casi ruido, incluso a los 2900 RPM a los que llega.

Este procesador está marcado con un TDP de 65 W por AMD en su web oficial, pero eso puede llevar a errores de apreciación. El equipo de pruebas en reposo consume unos 38.3 W, mientras que en carga completa de Furmark alcanza los 133 W, por lo que el chip tiene un consumo máximo en torno a los 95 W. Es un procesador que consume mucho para la potencia que tiene.

Conclusión

El procesador A12-9800 es uno del que es mejor mantenerse alejado. No hay mucha razón para comprarlo para jugar ya que por el precio, 109 euros, se hace bastante elevado para la potencia de CPU y GPU que tiene. Por los 60 euros del Athlon X4 950 —comprada en Alternate, con gastos de envíos incluidos— y los 75 de una GTX 1030, 135 euros en total, se obtiene un rendimiento de CPU similar, pero de GPU muchísimo mayor. Salvo que baje sustancialmente de precio, no es una compra recomendable, porque la diferencia de potencia de CPU entre el Athlon X4 950 y el A12-9800 es mínima, y pagar 50 euros más por su parte de GPU es una estafa.

Jugar a 720p a calidad baja a juegos que no sean de deportes electrónicos, tipo Overwatch, League of Legends o Dota 2, es imposible con su GPU, salvo que se vayan a juegos de hace tres, cuatro o más años. En estos juegos de deportes electrónicos al menos sí que puede alcanzar los 60 FPS, y mantenerse siempre por encima de los 30 FPS.

Incluso el Pentium G4600 y sus 86 euros con su gráfica integrada HD Graphics 630 dará un rendimiento no muy lejano a esta APU en el apartado gráfico, pero con una potencia de procesador bastante superior que permitirá aprovechar mejor tarjetas gráficas más potentes. Si en cualquier momento en que se está jugando entra en acción algún proceso en segundo plano —bastante habitual— se van a notar tirones, perjudicando la experiencia de juego. Es lo malo de tener núcleos poco potentes, que además afecta al uso netamente ofimático del equipo.

La arquitectura Bulldozer ha sido siempre calificada como mala, y ahora esta APU no tiene mucho sentido en el mercado. No al menos en 2017, con los Ryzen a la venta. Un equipo con un Ryzen 3 1200 y una GT 1030 no sale mucho más caro que uno con esta APU, y es una opción muchísimo más recomendable de cara a un equipo que dure.

Quizás cuando baje a 70 u 80 euros se pueda justificar su compra como una opción barata, pero por 109 euros no es ni remotamente una opción de compra recomendable. Manteneos alejados de ella hasta que baje sustancialmente de precio, aunque para entonces seguramente ya estén las APU con arquitectura Zen y GPU Vega en el mercado.