LG Display, la división de paneles para todo tipo de productos de LG, ha presentado sus resultados trimestrales. Esta división ha aumentado sus ingresos un 13 % en el segundo trimestre del año, hasta los 5100 millones de euros, con unos beneficios operativos de 620 M€. La compañía ha aprovechado para anunciar su intención de mejorar su presencia en el sector de las pantallas OLED, dominado actualmente por Samsung.

Lo va a hacer con una serie de inversiones para mejorar su producción, con una primera inversión de 2150 M€ en una línea de producción de pantallas OLED de gran tamaño (2.94 × 3.37 metros) en su fábrica P10 de Paju (Corea del Sur), así como otros 3800 M€ en una línea de producción de pantallas de 1.5 × 1.85 metros en la misma fábrica, de tipo OLED plástico o POLED. También invertirá en una nueva línea de producción en Cantón (China) de pantallas OLED de 2.2 × 2.5 metros, a través de una sociedad de capital riesgo valorada en 2000 M€.

Esta inversión de 6000 M€ —sin contar la sociedad participada en China— es una parte de los 11 500 M€ que invertirá hasta 2020 en producción de pantallas OLED, convirtiendo a su fábrica de Paju en el eje de la producción. La compañía espera que el mercado de pantallas OLED para teléfonos aumente de las 120 millones de unidades en 2017 a los 370 millones en 2020.

Vía: TechCrunch.