Elon Musk ha tenido un pasatiempo en los últimos meses en forma del desarrollo de The Boring Co., asegurando que iba en serio en el proyecto. Con esta compañía tuneladora pretende aliviar el tráfico en la superficie de las ciudades con un sistema de carreteras subterráneas, aunque ligeramente distintas a lo que se podría esperar.

Los accesos a esta red de carreteras —en un futuro lejano— se realizaría mediante ascensores en la superficie, y en realidad lo que se movería por ellas serían plataformas sobre las que van los coches. El sistema permite ir a 200 km/h, y estaría gestionado por computadoras, de una manera muy similar a como funciona una red de conmutación de paquetes hoy día, solo que con coches en lugar de con bytes.

Elon Musk ha asegurado en un tuit que el alcalde de Los Ángeles está interesado en este sistema, aunque "los permisos son más difíciles de obtener que el desarrollo de la tecnología". El sistema de túneles también permitiría el transporte de personas y bicicletas, por lo que sería algo así como un sistema de transporte integrado para aliviar las necesidades de una gran ciudad como es Los Ángeles, con un área metropolitana de cerca de 20 millones de habitantes.

El primer túnel de la compañía tuneladora de Musk, y uno tradicional, tiene por objetivo conectar el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles con Culver, Santa Mónica, Westwood y Sherman Oaks y se inició en abril. El alcalde de LA cree que con el sistema de Musk y los avances de las tuneladoras, se podría crear un acceso exprés desde la Estación Unión en el centro de la ciudad hasta el Aeropuerto Internacional sin demasiadas complicaciones.

Vía: TechCrunch.