Microsoft y Qualcomm han estado trabajando en los últimos meses en hacer funcionar Windows 10, la versión completa, en dispositivos con procesadores Snapdragon. Pero no está limitado a ellos, porque en definitiva es para hacerlo funcionar en cualquier procesador de arquitectura ARM. Aprovechando el Computex, ambas compañías han anunciado novedades en este proyecto.

Asus, HP y Lenvo serán los primeros en poner a la venta dispositivos con un Snapdragon 835 y Windows 10, y se trata de varios portátiles y convertibles. El objetivo de Microsoft con este paso es el de abaratar lo máximo posible los dispositivos con Windows 10, pero a la vez alargar al máximo su autonomía. Qualcomm ha enseñado varias placas base de portátil para un Snapdragon 835, y son realmente pequeñas, en torno a los 50 cm2 la más pequeña, frente a los 98 cm2 de las placas base de los portátiles actuales más baratos.

Las ventajas de estos chips es que son compatibles con LTE de serie. En el caso del Snapdragon 835, incluyen un módem Snapdragon X16 de LTE. También permite llevar otras características de los smartphones a los portátiles, como el modo de reposo de bajo consumo y siempre listo para usarlo, la activación por voz de Cortana, o sincronización continua de datos en reposo. Sobre la autonomía, prometen hasta un 50 % más gracias a usar el Snapdragon 835.

Vía: Ars Technica.