AMD ha asegurado que está trabajando con los estudios para que puedan implementar las mejoras necesarias para que sus juegos puedan aprovechar al máximo los procesadores Ryzen. AMD ha indicado que Oxide ha distribuido una nueva versión de su juego Ashes of the Singularity que mejora notablemente el rendimiento del mismo con sus procesadores Ryzen.

La versión previa de Ashes of the Singularity: Escalation era la 25624 y la actual es la 26118. He invertido un poco de tiempo en mirar exactamente de cuánto es esa mejora en los dos equipos de pruebas que tenemos ahora mismo en la web —uno con un Ryzen 7 1700 y otro con un Core i7-6700K, con memoria DDR4-2933 y DDR4-3000—. La tarjeta gráfica escogida es una GTX 1080 FE.

El primer resultado es en el equipo con el Ryzen 7 1700.

Ashes of the Singularity: Escalation, Ryzen 7 1700, DDR4-2933
v. 25624 84,462809917355% 81,98347107438% 77,685950413223% 51,1
49,6
47
v. 26118 100% 99,834710743802% 92,231404958678% 60,5
60,4
55,8
FHD
QHD
4K UHD

El segundo con el Core i7-6700K.

Ashes of the Singularity: Escalation, Core i7-6700K, DDR4-3000
v. 25624 100% 97,758405977584% 89,041095890411% 80,3
78,5
71,5
v. 26118 99,626400996264% 98,007471980075% 88,667496886675% 80
78,7
71,2
FHD
QHD
4K UHD

La elección de ambos procesadores es por rango de precio, ya que el que pueda llegar a un Core i7-7700K puede llegar a un Ryzen 7 1700 —344 euros de uno frente a 351 euros del otro en el momento de escribir esto—. Los ajustes del juego estaban puestos a Altos que son los que AMD indica en su nota de prensa que ha usado, para intentar forzar una tasa de fotogramas más alta.

En pruebas con un Ryzen 7 1800X, junto con una memoria DDR4-2933 a resolución 1920x1080 píxeles y ajuste de calidad de la imagen a Altos, el juego actualizado y su prueba de rendimiento interna mostraron un incremento mínimo del 26 por ciento hasta un máximo del 33 por ciento, en comparación con las pruebas usando la versión anterior de Ashes of the Singularity.

En el Core i7-6700K no ha cambios, y cae totalmente dentro de un margen de error más que aceptable, por lo que no se puede decir que haya subido o bajado el rendimiento de una versión a otra.

Sin embargo, en el Ryzen 7 1700 la situación es bastante mejor que antes, y valida la afirmación de AMD. Se ve mejor en una tabla resumen. En este caso el multihilo o SMT está activado con lo que tiene 16 núcleos lógicos el procesador, porque es el funcionamiento normal del Ryzen 7 1700 —para desactivar el SMT y usarlo como un Core i7 de ocho núcleos lógicos, es mejor comprar un Core i7—.

% diferencia
1080p/FHD18.4 %
1440p/QHD 21.7 %
2160p/4K UHD 18.7 %
Media de mejora19.6 %

Como se puede ver en el análisis del Ryzen 7 que hice hace unos días, el menor rendimiento en Ashes of the Singularity es generalizado a cualquier resolución, aunque en los demás juegos no es lo habitual. Si bien a 1080p se ve limitado bastante el rendimiento, a resoluciones superiores en los juegos que están en el mercado es menor.

Aun así, aquí va otra tabla comparativa de diferencia de potencia entre el Core i7-6700K y el Ryzen 7 1700 a cada resolución.

% diferencia a favor del Core i7
1080p/FHD+32.2 %
1440p/QHD +30.1 %
2160p/4K UHD +27.5 %
Media de diferencia+29.9 %

Como se ve, aunque AMD y Oxide hayan mejorado el rendimiento del juego, todavía la distancia entre ambos chips en este juego es enorme. Además, eso teniendo en cuenta que se supone que es un juego DirectX 12 optimizado, y que se tendría que beneficiar más del número de hilos que de su potencia. Algo que no ocurre.

Un buen paso para el rendimiento en juegos de los Ryzen, pero no para este Ryzen 7 1700 en concreto. Que vuelvo a insistir en que en juegos a cualquier resolución es buen chip, salvo en este juego en concreto. Pero no hay nada que celebrar por parte de AMD con esta nueva versión de Ashes of the Singularity: Escalation.

Vía: Nota de prensa.