El fabricante suizo de relojes de lujo TAG Heuer colaboró hace un par de años con Intel y Google para crear su primer reloj inteligente. El problema en este sector, como comprobó Apple, es que la electrónica de los relojes inteligentes se queda obsoleta y su valor tiende cero con que pasen un par de años. TAG Heuer ha tomado buena nota de ello al presentar su gama Connected Modular 45.

Esta serie es modular, pero no en un sentido de reloj inteligente modular. Se pueden combinar diversas correas, asas, hebillas, y cajas, junto con 30 opciones de esferas, lo que incluye usar un reloj mecánico o un cronógrafo Heuer 02T Tourbillon. Según TAG Heuer, "los compradores pueden elegir entre 56 versiones diferentes del reloj – 11 modelos estándar que se ofrecen en los establecimientos y otros 45 disponibles previa petición".

Como reloj inteligente dispone de una pantalla de 1.39 pulgadas con cristal de zafiro y caja de titanio, con 4 GB de memoria, y es a prueba de agua a 5 ATM. Dispone de wifi, Bluetooth, GPS y NFC, que se puede utilizar para pagos sin contacto, y al disponer de su propio GPS permite dejar el teléfono emparejado en casa. El procesador es un Atom Z34XX, que es un doble núcleo hasta a 2.13 GHz, con una GPU PowerVR G6400.

TAG Heuer ha indicado que la duración de su batería se sitúa en las 30 horas. Además de una aplicación compañera para gestionar el reloj, Intel también ha desarrollado un asistente inteligente para el reloj, que tendrá en cuenta la ubicación y el momento del día para proporcionar recordatorios, y será capaz de encadenar preguntas para crear conversaciones completas, entre otros.

El reloj estará disponible a partir del 15 de marzo desde 1500 euros. La inclusion de Android Wear 2.0 es un punto a favor, aunque el asistente de Google no estará disponible hasta después de su puesta a la venta.

Vía: The Verge.