El mercado de los smartphones en China creció ligeramente durante 2016, al menos según los datos de IDC. En total se vendieron un 8.7 % más teléfonos inteligentes que en 2015, en parte gracias a que en la segunda mitad del año las ventas comenzaron a subir. Pero a la vez, dos fabricantes han empezado a bajar.

Xiaomi se ha metido un buen batacazo con un descenso de sus ventas de los 64.9 millones de teléfonos en 2015 a los 41.5 millones en 2016, lo que supone un descenso interanual del 36 %, y que provocó que la compañía dijera que no iba a seguir dando las cifras de ventas cada año. Apple también ha cedido terreno, perdiendo un 23.2 % de sus ventas, dejando el total en 44.9 millones de iPhones vendidos.

OPPO es el gran ganador de 2016, con un aumento del 122.2 % hasta los 78.4 millones de teléfonos vendidos. La compañía ha realizado una gran labor de promoción en el país que le ha dado frutos, y ha conseguido adelantar a Huawei, que se queda con una segunda posición y 76.6 millones de teléfonos vendidos. La tercera posición es para Vivo, con 69.2 millones de smartphones.

Vía: Tech Spot.