Razer cuenta con varios teclados con su interruptor verde, específicamente diseñado por la compañía, para obtener la máxima fiabilidad y duración de uso. Uno de ellos es el Blackwidow Chroma y sus compañeros de línea Blackwidow, que se encuentra entre los mejores teclados que hay en el mercado.

Este teclado tiene un tamaño de 475 x 171 x 39 mm, y se conecta mediante un cable trenzado USB. Necesita dos puertos USB 2.0 libres en el equipo así como dos conectores de audio de 3.5 mm para micrófono y auriculares, ya que en el lateral superior derecho del teclado cuenta con un puerto USB y dos conectores de audio para facilitar la conexión de un ratón y auriculares sin necesidad de estar mirando detrás del PC.

169428 bytes 111213 bytes 155101 bytes 141860 bytes 113119 bytes 143272 bytes 152542 bytes

Los mecanismos verdes de Razer tienen respuesta táctil, con un rebote muy agradable, y cierta sonoridad con cada clic bastante alto. No resulta molesto, pero al igual que ocurre con otros teclados mecánicos, no son modelos silenciosos. Tienen una fuerza de actuación de 50 cN, por lo que no tiene un equivalente directo de mecanismo Cherry MX, lo que los hace bastante especiales, y agradable de usar el teclado.

La iluminación incluida en el teclado es de tipo RGB, totalmente configurable a través de la aplicación Synapse 2.0. La iluminación es independiente por tecla, pero está dispuesto de tal forma que ilumine bien la placa sobre la que reposan las teclas, lo que le da un toque más especial que los teclados que son abiertos, como los Corsair.

En la parte izquierda incluye cinco teclas de macro dedicadas, configurables al vuelo, y a la derecha de la barra espaciadora está la tecla Fn para acceder a funcionalidades adicionales de reproducción multimedia, volumen o brillo. En este tipo de teclados siempre echo de menos que no sean teclas dedicadas, de más cómodo acceso y uso. Aunque el teclado analizado está con la disposición estadounidense, también se vende con la española.

Software

/storage/geek/posts/2017/02/09/razer-blackwidow-x-chroma-techspec-img.jpg
Ampliar t

El programa Synapse 2.0 de Razer es para mi gusto el más avanzado que hay a la hora de gestionar múltiples dispositivos de la misma compañía. En ella se puede configurar todos los aspectos del teclado, además de poder crear varios perfiles para cambiar entre ellos según el juego o usuario del equipo. La iluminación RGB se puede configurar con varios efectos predefinidos estándar —ciclo de espectro, arcoíris, etc., con una utilidad avanzada para elegir los colores y tiempos.

También se pueden desactivar ciertas teclas en juegos, como la combinación alt+tab o la tecla de Windows, y reajustar las macros que se hayan grabado al vuelo. Es una aplicación muy completa y que acompaña bien a este tipo de teclado para los jugones más exigentes.

186547 bytes 148288 bytes 136383 bytes 187809 bytes

Conclusión

/storage/geek/posts/2017/02/09/bw_chroma02.jpg
Ampliar t

Los teclados de Razer se suelen buscar sobre todo su mecanismo Razer verde, ya que es el único bueno con respuesta táctil y clic sonoro, con baja fuerza de actuación, que ha en el mercado. El clic es muy agradable de escuchar, aunque quizás no opinen lo mismo los que tengas a tu alrededor.

El Blackwidow Chroma tiene una excelente calidad de fabricación, con una carcasa de plástico, pero es extremadamente resistente al uso. La comodidad de tener cinco teclas de macro dedicadas es indispensable para ciertos jugadores y juegos, y su gestión y configuración es sencilla aunque habrá que dedicarle un buen tiempo a dominarla. Pero una vez se consigue, se le puede sacar el máximo partido.

Con un buen conjunto de características, tanto visuales como la iluminación pero también indispensables para los jugones, es un teclado muy recomendable en cualquiera de sus versiones.