Intel ha mantenido una línea creciente de ingresos en los últimos años, al mismo tiempo que AMD ha ido perdiéndolos en el sector de los procesadores. No parece que sea casualidad. Si bien el sector PC ha ido bajando poco a poco sus ingresos, Intel ha ido aprovechándose de la situación, informando de unos ingresos en el cuarto trimestre del año de 16 400 millones de dólares, con unos beneficios de 3600 M$.

Es un fuerte aumento de ingresos respecto a los 14 900 M$ del mismo trimestre de 2015, aunque los beneficios se mantienen iguales en 3600 M$. En todo el año 2016 aumentó sus ingresos un 7 % respecto a 2015. La división de procesadores y SoC ingresó 9100 M$, un 3 % más respecto al 4T de 2015, pero la que experimentó una mayor subida fue la división de soluciones de memoria no volátiles, con un aumento interanual del 26 % hasta los 816 M$.

Vía: Anand Tech.