Los periféricos para jugar de Mionix suelen proporcionar un buen equilibrio entre diseño y características, y el Avior 8200 es un clásico en su catálogo. Es un ratón que acompaña muy bien a su teclado Zibal 60, un modelo con mecanismos Cherry MX negros que pude también analizar, y que aporta precisión en su manejo y ergonomía.

Este análisis va a estar acompañado del tapete Alioth, también de Mionix, que junto al Zibal 60 hace que el escritorio se convierta en una gran zona de juegos.

Avior 8200

/storage/geek/posts/2017/01/23/0_img_1440.jpg
Ampliar t

Una de las primeras cosas que me gusta de él es que se trata de un ratón que se coge muy bien por aquellos que tengan las manos grandes, como es mi caso. Tiene un diseño simétrico apto tanto para diestros como para zurdos, más orientado para el agarre con la palma, aunque también sirva para los tipos garra o yemas.

El contenido de la caja es básico y bastante estándar. Junto al ratón, perfectamente embalado con una protección de plástico, se pueden encontrar una pegatina del logo de Mionix, una guía de iniciación y la garantía del producto.

94584 bytes 87084 bytes 110698 bytes 82186 bytes 98039 bytes 76031 bytes 71825 bytes 74545 bytes 98145 bytes 86619 bytes 54447 bytes 113229 bytes 119354 bytes 120688 bytes

La rueda del ratón dispone de clic, y debajo de ella se sitúan dos botones, utilizados por defecto para cambiar la sensibilidad del sensor de 8200 PPP de tipo láser que incluye. En ambos laterales dispone de dos botones, para un total de seis botones adicionales más allá de los dos principales y el del ratón. El muestreo se realiza a 1000 Hz.

Todos los botones se pueden reconfigurar a través del programa de configuración de Mionix para el ratón. El cable tiene una longitud de 1.8 m, y dispone de un conector USB chapado en oro para dotarle de mayor durabilidad. La superficie del ratón es completamente lisa, y en lo único que se echa de menos es que tuviera algún tipo de microtextura o similar para no dar una sensación de extremadamente listo. Esto es según gustos, y no es para nada algo malo, sino más bien a lo que se esté acostumbrado.

104948 bytes 111020 bytes 83515 bytes

El Avior 8200 incluye iluminación RGB, también plenamente configurable con varios efectos posibles, en la zona del logo del reposapalma y en la rueda. La iluminación cuenta con brillo más que suficiente para verse bien y destacar por sí misma en el escritorio.

Las almohadillas deslizantes usadas en su parte inferior cumplen a la perfección su cometido, que es permitir sacar el máximo provecho a los 8200 PPP del sensor. El ratón no se queda atascado, desliza bien y responde a la perfección a los movimiento, con una aceleración máxima de 30 G.

Programa de gestión

Este tipo de ratones requieren de una buena aplicación de configuración, y los suecos de Mionix permiten que se descargue desde su página web. El programa no dispone de un diseño especialmente moderno o atractivo, y a diferencia de otras compañías no usan una única pieza de software para controlar todos los dispositivos, pero tampoco tienen un catálogo muy extenso. Su teclado Zibal no dispone de programa de configuración, y generalmente no se tiene más de un ratón configurado en un mismo equipo.

La pantalla de arranque muestra la configuración de los botones del ratón, que por defecto sirven para navegar y ajustar la sensibilidad. Se puede modificar la velocidad del doble clic, la velocidad del deslizamiento y la aceleración del puntero. Dependiendo de la resolución del escritorio, en monitores 4K es necesario que se mueva el ratón más rápido, así como en disposiciones de varios monitores. El Avior 8200 está bien preparado para ello.

89733 bytes 87046 bytes 75721 bytes 61135 bytes 82646 bytes

En otra pestaña se puede configurar de manera independiente la sensibilidad del ratón en los ejes x e y, así como establecer hasta tres etapas de velocidad. También incluye una herramienta de análisis de la superficie sobre la que se vaya a utilizar el ratón para proporcionar la máxima fiabilidad en los movimientos.

El tema de la iluminación RGB permite activar y desactivar los ledes, y elegir el color y el efecto de iluminación entre parpadeos, color fijo, rotación y respiración. La elección de colores específicos RGB se hace introduciendo el código del color con cada una de sus componentes por separado para añadir precisión en la elección.

Por último, no podían faltar las macros, en las que se pueden guardar y asignar a las teclas, teniendo además en cuenta el retardo entre las pulsaciones de cada tecla de la macro. En general el software del Avior 8200 es muy completo, y poco más se le puede pedir para sacarle el máximo partido en juegos.

Alioth, una compañera inseparable

/storage/geek/posts/2017/01/23/0_img_1468.jpg
Ampliar t

Para acompañar al análisis de este ratón, Mionix también dispone de la alfombrilla Alioth. Está disponible en varios tamaños, desde 370 x 320 mm en una típica forma de alfombrilla, hasta el tamaño tapete de 1200 x 500 mm. El modelo analizado se queda en 900 x 400 mm, que es suficientemente grande como para abarcar la mayor parte del escritorio.

La tela utilizada por Mionix repele el agua para evitar la habitual situación de derrames de bebida sobre la mesa. El remate en los bordes está cosido, reforzándolos para el uso y abuso durante largas horas de juego. En la parte de la izquierda del tapete aparece el nombre de la compañía, y en la esquina superior izquierda el nombre del tapete.

La parte inferior es de goma antideslizante, que por su tamaño no hay tampoco muchas probabilidades de que se deslize. El ratón Avior 8200, y otros probados con la alfombrilla, se deslizan a la perfección y la convierten en una opción muy estética y relativamente barata. Este modelo cuesta 40 euros, el más grande se sitúa en los 50 euros y el más barato en los 20 euros.

91974 bytes 82341 bytes 89643 bytes 155432 bytes 114278 bytes 149917 bytes 249537 bytes 112107 bytes 122694 bytes 144664 bytes

Conclusión

Mionix dispone de un pequeño catálogo de productos altamente especializado en los juegos, y todos ellos son opciones muy a tener en cuenta a la hora de comprar. Quizás el Avior 8200 precisara de una revisión próximamente, pero sigue siendo una buena opción comparándolo con la competencia. Por encima tienen el Naos QG con su sensor de 12 000 PPP, que ya se sitúa por encima de lo que la mayoría de jugadores van a necesitar de sensibilidad en un ratón.

Aunque su PVPR es de 80 euros, su PVP tiende más hacia los 60 euros —en EE. UU. más hacia los 45 dólares, sin impuestos—, y de esta forma se convierte en mejor opción que otros ratones más nuevos de otras compañías. La combinación de este ratón con la alfombrilla Alioth es una apuesta por un juego sin sobresaltos y fiable, en el que se necesite de precisión en los disparos.