G.Skill es bastante más conocida por sus módulos de memoria, pero también empezó recientemente a añadir a su catálogo una serie de periféricos para jugones. Entre ellos está el Ripjaws KM780 RGB, que es un teclado mecánico de altas prestaciones por un precio comedido, ya que se sitúa en torno a los 140 euros.

Ya os adelanto que es un teclado muy completo en cuanto a características, y que va a un jugador exigente que haga un uso continuado de las macros.

Desempaquetado y características

El teclado Ripjaws KM780 RGB es un teclado algo más grande de lo normal para un teclado extendido por un motivo de diseño de G.Skill, pero también porque es un teclado realmente para juegos con una hilera de teclas de macro en la parte de la izquierda.

Mide 518 x 172 x 48 mm, y dispone de un par de pies para alzarlo como es habitual, y está hecho de plástico. Su peso se sitúa en los 1.36 kg, aunque si se le pone el reposapalmas alcanza los 1.54, así como una longitud de 228 mm. El tamaño del teclado va en favor de un uso más cómodo. Su cable de 1.8 m necesita de dos conectores USB 2.0 libre y de dos de audio, aunque son opcionales y solo si se quiere usar los conectores de este tipo del propio teclado.

136796 bytes 160135 bytes 142267 bytes 148200 bytes 123309 bytes 161588 bytes 152155 bytes 159404 bytes 153932 bytes 135625 bytes 137871 bytes 132825 bytes 123780 bytes 166012 bytes

En la parte superior izquierda incluye una serie de teclas especiales para elegir perfiles de disposiciones de teclado preestablecidas, así como una tecla marcada como MR para guardar macros al vuelo. A su lado se encuentran teclas para deshabilitar el uso de la tecla Windows, para ajustar el nivel de brillo del teclado, y una de temporización.

Al lado derecho están las teclas de control multimedia, junto con una pequeña rueda para ajustar el volumen. Debajo de ellas se encuentra un indicador muy visual del nivel de volumen. Debido a estas teclas dedicadas, el teclado no dispone de la tecla Fn que se puede encontrar en otros modelos.

119350 bytes 159112 bytes 200915 bytes 155548 bytes 130759 bytes 155918 bytes 179457 bytes 208412 bytes 157775 bytes 189187 bytes

Junto al teclado se puede encontrar una pequeña caja que incluye varias teclas de color rojo con tres surcos de un lado a otro de las mismas, y una herramienta para ayudar a retirarlas. Las teclas que se incluyen son las habituales WASD de movimiento, pero también las que se usan en los MOBA (QERFCG).

En el lateral superior del teclado se encuentra dos conectores de audio y un USB 2.0, que se puede utilizar para conectar unos auriculares o un ratón. La velocidad de transferencia elegida lo hace menos ideal para usarlo para una memoria USB. A su lado hay una palanca para cambiar entre el modo anti toques fantasma del teclado y el de pulsación multitecla.

Configuración y uso

Este modelo incluye mecanismos Cherry MX marrones, que son los que personalmente prefiero en los teclados para juegos. Disponen de una sensación táctil en el momento en que actúan, cierta sonoridad que no es desagradable —incluso todo lo contrario—, y al no ser lineales como los Cherry MX rojos se evitan pulsaciones involuntarias.

Gracias a la fuerza de actuación y que son táctiles, es un teclado muy cómodo para escribir durante horas además de para jugar. También se vende con mecanismos Cherry MX azules y rojos, siendo los primeros más orientados a los que escriben muchas horas, y los segundos para los que juegan a títulos de acción rápida, tipo FPS.

El teclado tiene una gran calidad de fabricación, y las teclas en sí son de tacto agradable. Quizás que hubiera sido un poco más compacto eliminando la barra que recorre todo el perfil hubiera mejorado su aspecto para mi y reducido lo que ocupa en el escritorio, pero es sobre todo una decisión de diseño de G.Skill para llamar la atención de una mayor cantidad de jugadores.

En el apartado del programa de configuración, G.Skill tiene bastante trabajo por delante para mejorarlo, ya que de entrada su aspecto no es el mejor del mundo, y hay algunas opciones que no son intuitivas. Pero en general es una pieza de software muy completa, que permite gestionar a la perfección cada parámetro del teclado.

Se pueden crear varios perfiles, con sus tres modos distintos de uso. La configuración de las macros tienen en cuenta la duración de pulsaciónl, y es algo que se debe tener en cuenta cuando se utilice el botón MR para grabar macros del teclado. En esta pantalla se pueden editar sin mayores problemas las macros creadas, y generar otras nuevas.

La iluminación es otro aspecto a personalizar en este programa, con los habituales efectos de arco iris o de iluminación al pulsar una tecla, con opciones como el color a mostrar y su velocidad o duración. También se pueden reasignar las teclas a otras funciones, y establecer los textos y duración que se mostrarán con la tecla de temporizador al lado de las de macros.

135068 bytes 103806 bytes 145600 bytes 105165 bytes 130873 bytes 94061 bytes

Conclusión

G.Skill está realizando buenas incursiones en el mercado de los periféricos, y el Ripjaws KM780 RGB es un ejemplo de buen producto a buen precio. No le falta ninguna característica, desde el reposamuñecas retirable hasta las teclas dedicadas de grabación y ejecución de macros así como cambios de perfiles, y tampoco las opciones de pulsación multitecla completa o n-key rollover.

El precio del teclado es de unos 140 euros, que es bastante menos que lo que cuestan teclados similares de la competencia, aunque tenga la pega de su tamaño. Teniendo en cuenta que el teclado está bien fabricado, tiene absolutamente todo lo que se puede pedir a un teclado para juegos, y que además funciona a la perfección con los mecanismos Cherry MX más habituales, es un modelo de los primeros a los que hay que echarles el ojo si se quiere comprar uno nuevo.

Puntuación

9.0

sobre 10

Lo mejor

  • Completo en cuanto a prestaciones.
  • Buen precio.

Lo peor

  • El programa de configuración es mejorable a nivele estético y de usabilidad.
  • Algo más grande de lo que muchos podrán poner en su escritorio.