Más allá de un aumento de potencia entre un 5 y 10 % con respecto al Core i7-6700K, el i7-7700K trae pocas novedades, siendo más una optimización que un producto revolucionario ya que, bueno, Intel no ha tenido competencia en los últimos tres años en PC. La mayor novedad se centra en su capacidad de subida de frecuencias, y que ahora han batido un récord al llevarlo a los 7 GHz.

Esta capacidad de overclocking se ha conseguido a base de nitrógeno líquido, aunque de partida suele alcanzar fácilmente los 5 GHz con la habitual refrigeración por aire. La placa utilizada para el récord ha sido una ROG Maximus IX Apex de Asus, y la Z270 Taichi de ASRock. En esta ocasión ha sido con todos los núcleos activos, alcanzando exactamente los 7026 MHz con un multiplicador de 70 y 100 MHz de frecuencia base.

En cuanto al i3-7350K, que todavía no llega al mercado, se ha subido a los 5 GHz con una más simple refrigeración líquida de Corsair, un H110i GTX.

94918 bytes 131932 bytes

Vía: WCCFTech.