El gobierno francés tomó una interesante decisión a principios de 2016, por la cual instalarán 1000 kilometros de paneles solares en sus carreteras a lo largo de los próximos cinco años. El pueblo de Tourouvre-au-Perche, en Normandía, ya cuenta con un kilómetro de carretera solar en un solo carril, compuesto por 2800 metros cuadrados de células fotovoltáicas.

La inauguración ha sido realizada por Segolène Royal, la ministra de Medio Ambiente. Este kilómetro de carretera ha costado unos 5 millones de euros, habiéndose necesitado cinco años para su desarrollo por parte de la empresa Colas, lo que se traduciría en 10 M€ por kilómetro de un carril en cada sentido. El nombre de la tecnología es Wattway.

Uno de los mayores problemas es su eficiencia, de un quince por ciento, menor que la de los paneles solares normales, que es de entorno al 20 por ciento. La electricidad generada por los paneles será empleada para alimentar las farolas de la ciudad, unas 3300 en total.

Vía: Ars Technica.