Elon Musk tiene grandes planes para SpaceX, más allá de la conquista de Marte. La compañía pretende desplegar una red de satélites alrededor de la Tierra para proporcionar Internet. Para ello ha procedido a solicitar los permisos pertinentes al gobierno de los Estados Unidos.

La red, que consistirá de más de 4.000 satélites, tendrá un coste estimado en los 10.000 millones de dólares. De hecho, Google invirtió 1.000 millones de dólares en SpaceX más o menos al mismo tiempo en que se anunció por primera vez este proyecto en 2015. Su despliegue sería gradual, empezando por la puesta en órbita de 800 satélites.

El propósito de esta red es desconocido a día de hoy. Se especula con que podría dar conectividad en todo el mundo a los vehículos Tesla, ser empleada en otros proyectos de sus compañías o incluso alquilada a otros proveedores de servicios. Incluso podría servir de base para una futura red de datos en Marte.

Vía: TechCrunch.