Hace pocos días, un cohete Falcon 9 junto con su carga, un satélite AMOS-6, explotó durante unas pruebas en la plataforma de lanzamiento del Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral. A causa de la explosión, la compañía Spacecom solicita 50 millones de dólares como compensación.

Desde SpaceX están investigando el incidente, para lo cual han solicitado ayuda de los testigos del lanzamiento para esclarecer lo sucedido. El propio Elon Musk ha solicitado también esta ayuda a través de su cuenta oficial de Twitter, pues es el fallo más complicado con el que se han encontrado en 14 años.

Entre los detalles que desean aclarar la fuente causante de un golpe suave que tuvo lugar antes del suceso, el cual se puede escuchar en el vídeo. Entre las posibilidades que se barajan está la posibilidad de que algún objeto impactase contra el cohete.

Vía: SlashGear.