Nintendo ha empezado a mover a sus aficionados hacia la recién presentada Switch, y con las ventas de su actual consola de salón en baja forma, según Eurogamer la compañía detendrá la producción de la Wii U esta misma semana, con la última unidad saliendo de las líneas de fabricación el viernes. En los cuatro años que lleva a la venta, esta consola solo ha conseguido vender 13.36 millones de unidades, lo cual no es mucho comparado con las 101 millones de unidades que Nintendo consiguió vender de la Wii desde que se pusiera a la venta en 2006.

En lo que va de año se han vendido 560 000 unidades de Wii, que es menos de lo que se vende en un mes de PlayStation 4. Nintendo está posicionando la Switch como su próxima consola de salón y portátil, pero es una dualidad que difícilmente será respaldada por el hardware con el que supuestamente va a contar, que está más en la dirección de ser una consola netamente portátil.

Vía: EnGadget.