ZTE presentó en mayo el Axon 7, el teléfono insignia de la compañía, o más bien phablet, que cuenta con un Snapdragon 820 y una pantalla de 5,5 pulgadas QHD. Ahora le ha salido un hermano pequeño, pero en todos los sentidos, el Axon 7 mini. Pero no tan pequeño ni mini puesto que tiene una pantalla de 5,2 pulgadas FHD de tipo AMOLED y tiene casi 148 mm de altura.

El teléfono cambia a un Snapdragon 617 de ocho núcleos Cortex-A53 a 1,5 GHz y GPU Adreno 505. Incluye 3 GB de RAM LPDDR3, y 32 GB de almacenamient. La cámara trasera es de 16 megapíxeles con apertura f/1.9 pero sin estabilizador óptico de imagen, y graba vídeo a 1080p.

La conectividad se deja al cargo de NFC, Bluetooth 4.1, Wi-Fi 801.11 b/g/n, y LTE Cat. 4 para la conexión de datos, y cuenta con un lector de huellas dactilares en la parte posterior. También dispone de un conector USB 3.0 Type-C, que es un elemento cada vez más frecuente en la gama media. Aunque cuenta con doble ranura SIM, una de ellas puede usarse también como lector de tarjetas microSD de hasta 128 GB. También incluye altavoces estéreo en el frontal del teléfono, con un conector de audio de 3,5 mm y un DSP para audio de alta calidad, iguales que los del Axon 7.

El precio del teléfono será de 299 euros, y se pondrá a la venta en España, Alemania, Rusia, y Polonia en septiembre.

Vía: PC World.