Entre toda la marea de teléfonos y tabletas nuevas presentadas en el IFA, ha destacado algo que está a caballo entre portátil, digitalizadora y tableta. Un nuevo concepto por parte de Lenovo al que ha bautizado como Yoga Book.

A primer vista parece un convertible, una pantalla, un teclado y un sistema de bisagras entre medias que puede girar 360 grados. Sin embargo, en el siguiente vistazo te das cuenta de que donde estaba el teclado ahora hay una superficie lisa en la que se puede escribir y dibujar gracias al bolígrafo real que incluye, como si de una tableta digitalizadora se tratase.

Cuando se encuentra en modo teclado, cada vez que se pulsa una tecla se recibe una pequeña vibración (sensación háptica) que simula la pulsación de una tecla ya que en el fondo se trata de una superficie táctil y carece del mecanismo de un teclado, pudiendo crear un dispositivo más delgado.

Pero también se puede escribir con el bolígrafo que incluye, con 2.048 niveles de presión y detección de ángulo, directamente sobre la superficie táctil usando la punta digital del bolígrafo. O se puede poner una hoja de papel sobre esta superficie y escribir con tinta mientras la superficie táctil detecta la presión y digitaliza los trazos.

La elección que presenta al consumidor de elegir entre un modelo con Android o Windows 10, hace que sea difícil situar al Yogga Book como tableta o como ordenador. Su procesador es un Intel Atom x5-Z8550, tiene 4 GB de RAM, 64 Gb de almacenamiento, una pantalla IPS de 1920×1200, batería de 8.500 mAh cámara trasera de 8 MP y frontal de 2 MP, Wi-Fi de doble banda 802.11 a/b/g/n/ac y LTE. Su peso es de tan solo 0,69 kg y su grosor de 9,6 mm.

Respecto a su disponibilidad comenzará en octubre, y los precios variarán, siendo de 599 € para la versión con Windows 10 y de 499 € para la versión con Android 6.0 a la que Lenovo le ha aplicado una capa de personalización con multitareal y multiventana.

Vía: Anandtech.