En el último año Huawei ha estado escalando a lo más alto de los fabricantes de teléfonos inteligentes, y lo que es más importante, lo ha hecho en el mercado que más importante. Xiaomi vendió en 2014 algo más de 61 millones de teléfonos, pero en 2015 tuvo que revisar las cifras porque no iba a llegar a su cifra esperada de más de 100 millones. Se quedó lejos debido a Huawei y a un mercado chino saturado.

Las cifras de 2016 van en la misma dirección, con Xiaomi vendiendo solo 10,5 millones de teléfonos en el segundo trimestre del año, y haciéndose con el 9,5 % de las ventas. Eso le vale una cuarta posición, algo por encima de Apple, y dejando a Vivo, OPPO y Huawei por encima. Esta última con el 17,2 % del mercado chino, o 19,1 millones de teléfonos vendidos. Huawei es la única compañía más tradicional que ha sabido coger lo mejor de los teléfonos chinos y aplicarlo a un modelo de negocio más tradicional.

Vía: TechCrunch.