Nvidia anunció en mayo que iban a llegar nuevas tarjetas gráficas con los nuevos chips Pascal, y con ello ha conseguido que las ventas del segundo trimestre del año hayan sido las mejores de su historia. En él ha conseguido ingresar 1.428 millones de dólares, consiguiendo además 253 M$ de beneficios.

Es un aumento interanual del 24 % en los ingresos, y del 317 % en los beneficios. El efecto que tenga las nuevas tarjetas gráficas Pascal se verá sobre todo en los resultados del tercer trimestre, aunque parte de los ingresos del 2T corresponden también a la puesta a la venta de las GTX 1070 y GTX 1080 (al menos los chips gráficos a los ensambladores). Estas tarjetas han permitido en parte los fuertes ingresos de la compañía en el trimestre.

Como es habitual, la división de venta de chips gráficos acaparó la mayor parte de los ingresos, o unos 1.196 M$ frente a los 959 M$ del mismo trimestre de 2015, lo que supone un aumento interanual del 25 %. Los procesadores Tegra también le reportaron 166 M$ en ingresos, y el resto de ingresos ascendieron a 66 M$, lo que incluyen productos como la Nvidia SHIELD.

Vía: The Tech Report.