Meizu ha renovado nuevamente su gama media-alta con el MX6, un teléfono que en realidad es una mejora incremental del MX5, ya que el aspecto se mantiene igual (un clónico del iPhone 6), al que le han subido la memoria a 4 GB y el almacenamiento a 32 GB, y conserva el tamaño de 5,5 pulgadas para la pantalla.

También hay un cambio de procesador a un Helio X20, que es un procesador con diez núcleos. Los dos principales son de tipo Cortex-A72 a 2,3 GHz, y el clúster de bajo rendimiento son cuatro núcleos Cortex-A53 a 1,4 GHz. Tiene un tercer clúster que lo compone cuatro núcleos Cortex-A53 a 1,9 GHz que se usarán para tareas mixtas con la intención siempre de ahorrar batería.

La GPU es una más limitada Mali-T880 MP4 de dos núcleos a 700 MHz, que está lejos de ser la mejor del mercado pero se portará bastante mejor que el Helio X10 del MX5, y algo limitada para mover la pantalla 1080p de la phablet. La pantalla tiene un contraste de 1500:1, 450 nits de brillo, y está calibrada para NTSC, y por tanto va a tener el mismo problema de fidelidad de color que el OnePlus 3, ya que la mayoría de contenido web y otros es sRGB.

Cuenta con un conector USB tipo C, una cámara de 12 megapíxeles, apertura f/2.0 y seis lentes con PDAF con sensor IMX386, y una cámara frontal de 5 MP, lector de huellas dactilares, batería de 3.060 mAh con carga rápida mCharge, Wi-Fi 802.11 ac, Bluetooth 4.1.

Su precio es de 1.999 yuanes (unos 270 euros al cambio directo), que aplicando impuestos y tasas de importación se quedaría en unos 370 euros. Llega con Android 6.0 preinstalado y capa de personalización FlymeOS 5.0.