HTC ha presentado un nuevo miembro de su gama de teléfonos de gama media que mantiene el lenguaje de diseño de la compañía de los últimos años, incluida la fabricación en aluminio. Se trata del One S9, y es muy similar en aspecto al One M9, aunque dista un poco de incluir un hardware tan potente.

En su interior se puede encontrar un procesador MediaTek Helio X10 de ocho núcleos Cortex-A53, con ambos clústeres funcionando a 2,2 GHz (lo cual no es de gran utilidad, salvo para darle fluidez al sistema operativo en si, pero no para reducir consumos y otros). La GPU es una PowerVR G6200 a 700 MHz, y le acompaña 2 GB de RAM y 16 GB de almacenamiento interno

El teléfono incluye todo tipo de conectividad y sensores, incluido NFC, Bluetooth 4.1 y Wi-Fi 802.11 ac. Usa una cámara principal de 13 megapíxeles con estabilizador óptico de imagen (OIS) y apertura f/2.0, y la cámara frontal es de 2 ultrapíxeles que promete funcionar mejor en situaciones con poca luz. Llega con Android 6.0 y la capa de personalización HTC Sense.

El precio es de 500 euros y se pondrá a la venta en breve.

Vía: Phone Arena.