Lenovo presentó a principios de enero un teléfono que causó expectación por su precio de unos 130 euros llamado Lemon 3. Armado con un Snapdragon 616 y 2 GB de RAM, finalmente saldrá de las fronteras chinas con otro nombre y en dos formatos: Vibe K5 y Vibe K5 Plus. La gama Vibe es la destinada a proporcionar los teléfonos con mejor relación coste-hardware, pero sin extras (y a la mayoría de usuarios les parecerá perfecto).

Han sido introducidos por la compañía en el Mobile World Congress, y en este caso el precio es ligeramente distinto. El Vibe K5 cuenta con un hardware ligeramente inferior, un Snapdragon 415 y pantalla con resolución HD, al que la compañía le ha puesto el precio de 129 dólares.

Por otro lado, el Vibe K5 Plus es la verdadera versión internacional del Lemon 3, que llegará con un precio de 149 dólares. Ambos teléfonos son por lo demás idénticos, con Bluetooth 4.1 y Wi-Fi 802.11 b/g/n y doble ranura SIM. Llegarán con Android 5.1 Lollipop.

Teniendo en cuenta que ambos procesadores llevan la misma GPU Adreno 405, desde un punto de vista de rendimiento gráfico el Vibe K5 con pantalla 720p será superior al Vibe K5 Plus con su pantalla 1080p. En realidad la inclusión de un procesador con ocho núcleos idénticos a mismas frecuencias en el Snapdragon 616 es llamativa y, debido a que las aplicaciones no suelen usar más de cuatro núcleos, incluso innecesaria salvo para dar algo más de fluidez al teléfono en el cambio entre aplicaciones.

Estarán disponibles a partir de marzo en color oro y plata.