Apple está preparando un coche eléctrico, o al menos eso se desprenden en todos los rumores relacionados con el futuro próximo producto de la compañía que llegaría en 2019. Lo que pueda presentar finalmente, si es que no corre la misma suerte que los rumores del televisor de Apple, puede ser muy distinto.

Pero en la industria del motor no pierden la oportunidad de recordarle a Apple que el de la automoción es un sector terriblemente duro con unos márgenes de beneficio muy estrechos. No creo que en Apple sean tan tontos como para no saber cómo es el sector, aunque 200.000 millones de dólares en sus cuentas bancarias les permiten no preocuparse de ello.

Ahora ha sido Elon Musk el que ha vuelto a hablar de Apple y su hipotético coche.

Sólo han contratado al personal que hemos despedido. Siempre nos referimos a Apple como el Cementerio Tesla. Si no consigues triunfar en Tesla, te vas a trabajar a Apple. Y no estoy bromeando.

Además considera que la creación de un coche es el siguiente paso lógico para Apple. Considera que el Apple Watch es un buen producto y es bueno que se mueva e invierta en esta dirección, pero los coches son mucho más complejos que los teléfonos o los relojes inteligentes.

Musk también ha confirmado que en 2014 estuvo en conversaciones con Apple para venderles la compañía, y es un cambio en la forma de hablar de Musk. Anteriormente había negado que ningún ingeniero estaba abandonando la compañía para irse a Apple, y ahora asegura que sólo los peores ingenieros o aquellos que despiden son los que terminan en Apple. ¿Miedo o respeto ante un posible nuevo competidor?

Actualización: Musk ha intentado quitar hierro al asunto indicando que no odia a Apple y que le gustan sus productos, así como que está encantado de que estén desarrollando su coche autónomo. Las aclaraciones las ha dado a través de su cuenta de Twitter.

Vía: Business Insider.