La mejor manera de resolver el problema de la autonomía de los vehículos eléctricos es conseguir que se recarguen mientras circulan por las carreteras. Una idea que el gobierno del Reino Unido quiere poner en práctica muy pronto en un intento por promocionar el uso de los vehículos eléctricos.

El gobierno ya ha invertido 200.000 libras en investigar esta posiblidad, y se ha comprometido a "invertir 500 millones de libras en un plan de cinco años para mantener al país a la cabeza de esta tecnología, para ayudar a crear empleos y hacer crecer el sector". Corea del Sur ya disponen de un tramo de 12 kilómetros en el que los autobuses eléctricos se pueden recargar mientras circulan.

Las pruebas fuera de la calzada comenzarán este mismo año en cuanto se consiga un contratista por los procedimientos públicos establecidos del país. Éstas pruebas incluirán añadir el equipo de recarga inalámbrica a los vehículos y probar la tecnología añadida a los arcenes para circular por carreteras reales.

Las pruebas durarán 18 meses, y de ser exitosas, se procederá a probar los coches junto a la circulación normal de las carreteras de Reino Unido. La recarga de estos vehículos estará limitada a un tope de velocidad de circulación para que sea efectiva, por lo que todavía habrá que esperar a saber los detalles de este proyecto y los avances que establezca en el pequeño sector de las carreteras de recarga inalámbrica.

Vía: Ars Technica.