Larry Page, Sergei Brin y su fiel escudero Eric Schmidt han decidido realizar importantes cambios en Google Inc. Crean una nueva compañía, Alphabet Inc., que pasará a tener bajo su cargo el conglomerado de empresas que actualmente pertenecían a Google Inc. (llamada simplemente Google).

La directiva de Google ha formalizado un formulario 8-K en la que se dan bastantes más detalles de lo que le espera a la compañía en el futuro cercano. Este formulario que se presenta ante la U. S. Securities and Exchange Comission (abreviado como SEC) detalla a los inversores cambios que se realizan en las compañías y que afectan a su devenir en bolsa, y eso incluye cambios en su directiva.

Los cambios que afectan a Google

Cada compañía amparada por la empresa matriz Alphabet Inc. contará con una letra del alfabeto, y la G es de Google. Como no podía ser de otra forma. Además, Sundar Pichai es el nuevo Director Ejecutivo de la empresa, aunque por la reestructuración ya no será el gigante que era hasta ahora.

En la nueva empresa Alphabet Inc., Larry Page es el Director Ejecutivo, Sergey Brin es el Presidente de la compañía, y Eric Schmidt es el Presidente del Consejo Directivo. Lo mismo que eran hasta ahoran en Google Inc., por lo que no hay cambios. Ruth Porat, llegada hace unos meses a la dirección de la empresa, será la Directora Financiera tanto de Alphabet Inc. como de Google Inc.

El cargo de Sundari Pichai se hará efectivo en el momento en que se complete la transición de todos los activos a Alphabet Inc mediante una empresa intermedia que se creará para la ocasión conocida como Alphabet Merger.

Google, como una subsidiaria de Alphabet, mantendrá en su portafolio los negocios del buscador, anuncios, mapas, aplicaciones, YouTube y Android, así como la infraestructura tecnológica. El resto de empresas actuales de Google Inc. como Calico, Nest y Fiber, así como Google Ventures, Google Capital, o Google X, serán empresas independientes.

Alphabet Inc.

Alphabet Inc. es una empresa matriz que, según Larry Page, ayudará a afrontar los retos del futuro en una organización que permitirá que cada empresa de importancia a sus propios proyectos. En esta situación, y debido al gran conglomerado de empresas con las que cuenta Google, es difícil que el Director Ejecutivo de Google pudiera prestar la suficiente atención a, por ejemplo, Android.

Cada empresa se hará cargo de sus problemas, y cada Director Ejecutivo de cada una de estas subsidiarias de Alphabet Inc. será elegido por Brin y Page. Google mantendrá los servicios que están más directamente interrelacionados, pero que por ejemplo lo que hagan en Google Fiber poco tiene que ver con Android de una manera directa.

Bajo esta nueva estructura, las acciones de Google Inc. se convertirán en acciones de Alphabet Inc., manteniéndose su cotización y derechos para los accionistas como hasta ahora. La presentación de resultados de Google se realizará de manera separada al del resto de compañías amparadas bajo Alphabet Inc.

Lo que no será Alphabet de ninguna de las formas es una nueva marca para productos de consumo. Cada compañía de Alphabet tendrá independencia para nombrar sus productos y realizar la publicidad que estimen oportuna.

De esta manera también quieren fomentar que el verdadero talento de la compañía salga a la luz y no quede oscurecida por la jerarquía única de Google como hasta ahora, a la vez que mejoran la transparencia de cómo se hacen las cosas en cada empresa. También confiarán en que de esta forma vuelvan a atraer el talento que ha huido a otras compañías debido a una burocracia lenta y que detenía en seco el ascenso de los trabajadores más eficientes y con mayor potencial.

Movimiento astuto de cara a Europa

A ninguna empresa le gusta realizar una gran reorganización, pero en el caso de Google Inc. era bastante necesaria. La Unión Europea pidió hace meses que Google Inc. separar la actividad de su buscador del resto de empresas de la compañía, sobre todo Google Shopping. Mediante esta reestructuración, esa división se puede conseguir fácilmente.

Este paso le va a evitar posiblemente una multa millonaria a Google, que estaba actualmente ya en proceso de demanda por parte de la Unión Europea por abuso de posición dominante en el sector de los buscadores. La multa podría ascender a los 5.000 millones de dólares, pero habrá que ver qué hace la Comisión Europea después de la creación de Alphabet Inc, y qué hace Google.