La feria del videojuego E3 ha calentado motores y se ha presentado la versión de consumo de las gafas de realidad virtual Oculus Rift. Aunque mucho vieran en la adquisición de la compañía por parte de Facebook como un ataque a lo que habían hecho hasta el momento y al espíritu Kickstater, en realidad lo que le ha permitido es obtener los fondos como para acelerar la llegada de la realidad virtual al sector consumo.

En el siguiente vídeo podéis ver el diseño final. Las gafas se proporcionarán junto con un mando de Xbox One gracias a una colaboración con Microsoft, ya que la Sony tiene Project Morpheus para la PlayStation 4. Las gafas incluyen dos pantallas OLED de 1080x1200 píxeles y un sensor que permitirá calibrarlas y mejorar el registro de nuestro movimiento. Además permitirá jugar en streaming a los juegos de Xbox One de forma similar a como se podra hacer en Windows 10.

Los requisitos de hardware para el PC giran en un mínimo de una GTX 970 o Radeon R9 290, un procesador Core i5-4590 o superior, 8 GB de RAM, dos puertos USB 3.0, y salida compatible con HDMI 1.3. Se precisará de la versión de Windows 7 con Service Pack 1 instalado o versiones superiores de Windows.

Por último, los que no quieran jugar con el mando de la Xbox One podrán hacerlo con Oculus Touch. Son en realidad dos mandos, uno para cada mano, que divide los joysticks para dar mayor libertad de movimiento al portador. En principio parece un diseño un tanto extraño, pero será más parecido a jugar a la Wii con el mando y el Nunchuk.

Se pondrán a la venta en el primer trimestre de 2016 pero no tienen todavía precio.