Samsung va a tener un buen año con la puesta a la venta de los Galaxy S6 y S6 Edge, pero quizás no gracias a las ventas en Corea del Sur. Las primeras cifras de ventas conjuntas de ambos modelos hablan de 200.000 unidades vendidas, muy por debajo de las 300.000 unidades que se habían previsto.

Estas ventas corresponderían a los primeros 10 días, y abre cierta duda sobre cómo se van a vender en el resto de los países. Pero el contexto de Corea del Sur es bastante distinto, ya que es un mercado totalmente saturado por teléfonos de todo tipo, precios y tamaños, en el que los iPhone 6 y 6 Plus han conseguido hacerse con un buen trozo del pastel desde su presentación el pasado septiembre.

Otros analistas apuntan a que los bajos subsidios a la compra de estos nuevos teléfonos de Samsung también están afectando negativamente a la venta. Las operadoras están ofreciendo una bajada de entre 150 y 200 euros al precio de los teléfonos, por lo que es suficientemente atractivo para aquellos que lleven un año con los suyos y les haya gustado el Galaxy S6.

Samsung todavía puede tener un gran éxito de ventas con estos nuevos Galaxy, que se pueden situar en más de 50 millones de unidades vendidas en 2015 según algunos analistas. Simplemente el aporte que se haga desde la tierra natal de Samsung no va a ser determinante para este éxito.

Vía: PhoneArena.