El sector de los portátiles para jugones cuenta en los últimos años con un renovado interés por parte de los fabricantes. Además de Dell, a través de su filial Alienware, otra compañía que está realizando una gran labor es MSI. Finalmente lanzarán en enero su portátil con tarjeta gráfica de sobremesa externa.

El GS30 Shadow cuenta con un grosor de 19,8 mm y pesa 1,3 kilos, e incluye una pantalla de 13,3 pulgadas FullHD con opción de una resolución QHD (2560 x 1440 píxeles), y almacenamiento SSD tipo M.2 en RAID. El procesador elegido es un Core i7 4870HQ (arquitectura Crystalwell), e integra una GPU Intel Iris Pro que da un buen rendimiento, pero no es ninguna maravilla.

GamingDock

De manera similar al Graphics Amplifier de Alienware, el portátil GS30 Shadow también dispone de una caja externa en la que incluir una tarjeta gráfica de sobremesa. Su nombre es GamingDock, y promete ser compatible con cualquier tarjeta gráfica de sobremesa del momento, desde una de gama baja hasta la GTX 980. Salvo por las más potentes, las demás funcionarán a pleno rendimiento gracias a una conexión PCIe 3.0 x16 mediante un conector propietario desarrollado por MSI.

GamingDock incluye una fuente de alimentación de 450W, y además tiene hueco para un disco duro, hace de concentrador USB de cuatro puertos 3.0, y cuenta con conexiones de audio y Ethernet. No es un producto de conexión de caliente, por lo que habrá que apagar totalmente el portátil para conectar y encender la tarjeta gráfica externa. Es el mismo "problema" que tiene el Graphics Amplifier, aunque en este caso además se desactivará la pantalla del portátil y habrá que recurrir a un monitor externo.

Vía: AnandTech.