Una vez que Nokia se ha desecho de su división de telefonía móvil, o más bien de Windows Phone, pocas cosas le retienen para embarcarse en nuevos proyectos relacionados con los dispositivos móviles. Si bien durante dos años no podrá lanzar al mercado nuevos teléfonos inteligentes bajo la marca 'Nokia', acaba de presentar su primera tableta con Android.

Dos cosas interesantes de esta tableta: que cuenta con un diseño interesante, y viene con Android 5.0 Lollipop. El procesador es un Intel Atom Z3580 de cuatro núcleos y 64 bits, por lo que debería de aprovechar al máximo las capacidades de la nueva versión del sistema operativo de Google. Le acompañan 2GB de RAM y 32GB de almacenamiento interno, por lo que a priori debería de ir fluida.

El diseño de la tableta recuerda poderosamente al iPad mini y a los diseños en aluminio de Apple. De hecho la carcasa es de este material y llegará en dos colores: aluminio natural y gris oscuro. La pantalla de 7,9 pulgadas y su resolución es de 2048x1536 píxels, lo que le da una relación de aspecto de 4:3, que es también la que se usa en el iPad. Parece que las tabletas Android empiezan a alejarse del consumo multimedia puro para centrarse cada más en un tamaño mejor para la productividad.

Nokia tiene una larga tradición de crear productos de gran diseño, y esta tableta cuenta de momento con ello, ya que además tiene tan sólo 6,9 milímetros de grosor, e incluye el nuevo conector USB reversible. Su precio será de 249 euros, por lo que podría tratarse de una alternativa interesante a la Nvidia Shield Tablet, la mejor tableta Android que hay ahora mismo en el mercado. Incluye el Z Launcher que Nokia presentara en el verano. Se pondrá primeramente a la venta en China.

Vía: TechCrunch.