El ejército de los EE.UU lleva años probando la forma de crear un arma láser que ayude a disminuir los costes de munición de su flota naval. Por ahora ha invertido más de 40 millones de dólares, y al menos desde agosto lleva instalado un cañón láser en uno de sus barcos, el USS Ponce.

Las pruebas por ahora han servido para derribar drones, pero no con un único disparo como en las películas, si no manteniendo fijo el láser en el objetivo hasta que se incendia. Podéis ver un ejemplo en el siguiente vídeo, aunque quien dice drones dice barcos pequeños o incluso pequeños aeroplanos. El coste de cada disparo, que se trata de seis láseres comerciales unificados en un sólo rayo, es de tan sólo 1 dólar.

No es nada espectacular, pero es la primera aplicación bélica de los láseres como arma directa. Se desconoce el alcance que tiene este rayo, y es una de las principales precoupaciones puesto que en un uso real podría impactar en aviones comerciales o incluso satétlites.

Vía: SlashGear.