HTC tiene en su haber la presentación de los dos primeros teléfonos con procesador de 64 bits (para dispositivos móviles ARM de Android). La semana pasada introdujeron el Desire 510 y hoy le toca el turno al Desire 820, ambos pertenecientes a la gama media actual de Android. El único problema que tienen es que hasta que no salga Android L no podrán sacar el máximo provecho de sus procesadores.

El Desire 820 incluye un procesador Snapdragon 615 de ocho núcleos, 2GB de RAM y 16GB de almacenamiento, con expansión por SD. Su pantalla es de 5,5 pulgadas, con resolución 1280x720 píxels (algo escasa), por lo que cae en el terreno de las phablets debido al tamaño del terminal en sí. No cuenta con tan pocos bordes como el G3, que tiene un tamaño de 146.3 x 74.6 x 8.9 mm, frente a los 157.7 x 78.74 x 7.74 mm de la Desire 820, o los 153.5 x 78.6 x 8.5 mm del Galaxy Note 4.

La carcasa posterior es de plástico, con diseño muy simple, y debido a la elección de colores de HTC se me antoja similar a los iPhone 5c, que aunque no es un diseño que sólo use Apple, en Android es más raro de ver. Este terminal sin duda está pidiendo a gritos que se actualice a Android L. Para consumir multimedia, junto a sus altavoces stereo, parece una buena elección, aunque como siempre todo dependerá del precio.

Este terminal estará disponible en otoño, que está ya a la vuelta de la esquina.