El mes pasado los medios de comunicación oficiales del régimen chino comenzaron a atacar duramente a Apple debido a que guardaba en servidores de EE.UU la información de posición de sus usuarios. Toda una amenaza para la seguridad nacional de China según ellos. Apple negó que se guardara información que violara la privacidad de sus clientes.

Ahora Apple y el gobierno chino han debido de llegar a algún tipo de acuerdo puesto que van a usar China Telecom, la estatal de telecomunicaciones, como nuevo proveedor de centros de datos para almacenar parte de la información de iCloud de sus clientes chinos. En el comunicado los de Cupertino aseguran que de esta forma mejoran el rendimiento y ancho de banda de las conexiones con sus clientes chinos. Esa razón no la pongo en duda, pero el movimiento podría deberse más bien a la intención de apaciguar las quejas sobre la seguridad nacional del gobierno.

Las conexiones con los servidores de China Telecom se realizan de forma encriptada, por lo que no hay amenazas para la seguridad de los datos de sus clientes chinos (en principio). Este movimiento también le permitiría contar con el respaldo gubernamental para incluir nuevamente conectividad TD-LTE en los nuevos iPhone y acceder a los 750 millones de clientes que tiene China Telecom. TD-LTE es un estándar de comunicaciones, basado en LTE y exclusivo de China, que requiere de una licencia proporcionada por el Ministerio de Industria.

El gobierno ruso también quiere que las empresas extranjera almacenen dentro de Rusia toda la información de sus ciudadanos.

Vía: TechCrunch.