Amazon sigue explorando nuevas formas de agilizar el reparto de los productos que vende. Por eso en febrero presento un nuevo servicio en fase de pruebas, Amazon Prime Air, que por raro que suene se trata de un reparto de mercancías mediante drones. El proyecto sigue su desarrollo, pero para seguir avanzando necesitan realizar más pruebas de campo.

Por eso Amazon ha solicitado a las autoridades aeroportuarias (el FAA) de los EE.UU el permiso para llevarlas a cabo alrededor del almacen en el que están realizando el desarrollo de los drones. En caso de obtenerlo el FAA designará los lugares en los que podrá realizarlas sin tener que irse a uno de los seis lugares que hay para este tipo de pruebas en los EE.UU.

Amazon quiere seguir con sus experimentos cerca de Seattle. La velocidad que tienen actualmente estos drones es de 80 kph (50 mph), y son capaces de transportar hasta unos 2,5 kilos, peso que no supera el 86% de los productos que vende en su web. El tiempo que se está planteando Amazon de entrega es de 30 minutos, por lo que teniendo en cuenta los tiempos de recepción de pedido y preparación podría abarcar unos 20 a 25 kilómetros en torno al punto de distribución.

Amazon Prime Air podría estar listo en el próximo lustro, pero se plantea como un servicio más orientado a realizar entregas en pequeñas ciudades y pueblos estadounidenses, en los que construyen a lo ancho en vez de a lo alto, que en las grandes urbes como Nueva York.

Vía: CNet.