Motorola ha puesto a la venta otro de sus teléfonos con una estupenda relación calidad/precio. No es extraño puesto que sigue, por ahora, bajo el paraguas de Google hasta que se termine de cerrar la venta de Motorola a Lenovo. Mientras eso ocurre, los mayores beneficiados son los que quieran cambiar a un smartphone barato, sencillo y sin grandes alardes pero que funcione bien.

Especificaciones y diseño

El diseño del Moto E no tiene grandes diferencias con respecto al Moto X y Moto G. Cuenta con la misma parte trasera curvada que hace que entre bien en la mano y sea bastante cómodo de utilizar. Es marginalmente más pequeño que el Moto G (124.8 x 64.8 x 12.3 mm frente a 129.9 x 65.9 x 11.6 mm) aunque sigue pareciendo un terminal "gordo". Lo mejor de estos modelos de Motorola es que tienen cierto grado de personalización al poder cambiarles la tapa trasera.

La pantalla es de 4,3 pulgadas con una resolución de 540x960 píxels, lo que da una suficiente resolución de 257 ppp. Veremos los píxeles, pero sólo si los buscamos de manera activa o tenemos muy cerca el teléfono de los ojos. No es la mejor pantalla IPS del mundo pero cumple con su cometido. Las comparaciones son odiosas, pero si lo comparamos con su hermano mayor Moto G notaremos que tiene mucho menos ángulo de visión. Además notaremos que el blanco no lo es tanto y que el brillo es insuficiente si le da la luz del sol directamente a la pantalla.

Pero se trata de una buena pantalla, o al menos muchísimo mejor que otras de esta gama baja en la que se engloba el Moto E. Pero este teléfono cuenta con dos elementos a su favor: protección de pantalla Gorilla Glass 3, y es a prueba de salpicaduras (no intentéis meterlo con vosotros en la piscina).

Este smartphone cuenta con un procesador de doble núcleo Snapdragon 200 a 1,2GHz, 1GB de RAM y quizás unos insuficientes 4GB de almacenamiento interno. Afortunadamente incluye un lector de tarjetas microSD de hasta 32GB, por que vamos a contar con menos de 2GB en la memoria interna para nuestros archivos y aplicaciones.

La batería que le acompaña es de 1.980 mAh, y si lo unimos a la eficiencia que tienen los procesadores de Qualcomm y a una pantalla con 257 ppi nos da batería para pasar sin problemas el día, o al menos dos a tres días de uso casual del teléfono. Como siempre, sin tener mil aplicaciones todas con las notificaciones y sistemas de localización activados, claro está. Hay que acostumbrarse en los smartphones a dedicarles algo de tiempo a configurarlos para que no gastemos batería a lo tonto.

El altavoz del teléfono curiosamente está en la parte delantera, debajo de la pantalla, y se escucha bien aunque en cuanto empecemos a subir el volumen empezaremos a escuchar las distorsiones habituales en estos modelos de teléfono. También cuenta con una mediocre cámara de fotos sin flash, y no tiene cámara frontal por lo que no es un teléfono para los que quieran hacer autorretratos.

Rendimiento

El procesador que incluye este teléfono no es malo, pero es un Snapdragon 200 de doble núcleo a 1,2 GHz. El rendimiento del Moto G es mucho mejor qu el que tiene este, pero aquellos que quieran utilizar WhatsApp, ver algún correo, usar alguna aplicación sencilla o navegar un poco por internet lo podrán hacer sin mayores problemas. La ventaja es que lleva preinstalado Android 4.4.2.

El apartado del rendimiento en juegos es un tema parecido. Cuenta con una GPU Adreno 302 a 400 MHz que está lejos de dar un buen rendimiento en juegos. Afortunadamente la resolución del terminal no es muy grande (540x960 píxels) por lo que tampoco será especialmente mala.

A continuación podéis ver algunas gráficas de rendimiento. La primera es de JavaScript, y las dos siguientes de FPS (frames per second) en las pruebas de rendimiento de GLBenchmark (T-Rex HD y Egypt HD). Los he comparado con los gamas alta por mera comodidad (son los datos que tenía a mano de otras reviews que hemos hecho en Geektopía).

Quizás es mejor que os fijéis en su comparación con el Moto G, que veréis que no está tan lejos en rendimiento, pero el Moto G cuenta con cuatro núcleos en vez de dos. En la práctica se notará en el manejo del sistema operativo más que en aplicaciones concretas. A la hora de arrancar aplicaciones puede ser un poco lento, y presenta algo de lag de vez en cuando al usar las aplicaciones (incluso al usar el teclado en WhatsApp). Es algo evitable no teniendo tareas en segundo plano ya que me da que puede ser más motivo de la memoria NAND y la interfaz usada en su almacenamiento interno que cosa del procesador.

Cámara

Debido al precio que tiene este teléfono no creo que nadie esperara que incluyera una gran cámara. La cámara trasera es de 5 megapíxels, sin flash, sin autofocus ni estabilizador de imagen, y el HDR se nota en parte para sacar fotos con más detalles. Es por eso que para gente como yo, que tenemos un pulso realmente malo, nos va a hacer pasarlas mal

Tampoco se puede decir mucho más sobre la cámara: es mala, pero cumple su función... si hay suficiente luz de día. De noche es una tarea imposible sacar alguna foto aceptable. Las opciones de la cámara son escasas, no podremos editarla (habrá que recurrir a otras aplicaciones) y no se puede cambiar el ISO o balance de blancos.

Conclusión

El Moto E es un nuevo terminal de Motorola que cumple a la perfección con las expectativas que se puedan tener con él. Quizás las cumpla sobradamente, pero se sigue tratando de un terminal de gama baja. Pero ahora mismo, teniendo el Moto G de 8GB por 150 euros, merece mucho más la pena gastarse 30 euros más y comprarlo. A un precio de 120 euros no es una compra ideal, no es una compra terrible, pero el teléfono sirve para lo que sirve: llamar, usar WhatsApp, enviar SMS, usar un par de aplicaciones básicas y poco más.

Cuando vaya bajando el terminal (algo que ocurrirá a medida que nos adentremos en el verano) será mucho mejor compra. Un punto bueno para empezar a pensar en comprarlo serían los 105 a 110 euros, o sus 119 euros actuales si no lo queremos para nada más que lo que he descrito en este análisis.

Puntuación

7.2

sobre 10

Lo mejor

  • Gorilla Glass 3 y un diseño robusto.
  • Estupenda relación calidad/precio.

Lo peor

  • Se ralentiza en ocasiones.
  • La cámara es realmente mala.
Calidad/precio
9
Diseño
7
Batería
9
Cámaras
4
Rendimiento
7
Pantalla
6