Microsoft ha dado hoy el primer paso para la convergencia real de sus tres principales plataformas (Windows, Windows Phone y Windows RT) con la presentación del entorno de desarrollo de las 'aplicaciones universales'. No es más ni menos que desarrollar una misma aplicación y que sirva para todos los dispositivos de la familia Windows por igual.

Lo único que tendrán que hacer los desarrolladores es modificar la interfaz de usuario para adaptarla a los distintos tamaños. Aunque no es el primero en plantearlo (Ubuntu ya hizo una demo de la convergencia de plataformas hace unos meses), por cuota de mercado y potencia económica Microsoft sigue siendo la favorita para ganar la guerra de la convergencia.

El desarrollo de estas aplicaciones universales es como el que ya conocen los desarrolladores bajo Visual Studio y con las mismas tecnologías: C#, C++, XAML, HTML, Javascript, etc. Para conseguirlo Microsoft ha modificado el entorno de ejecución de las aplicaciones y las APIs para que sean iguales en todas las plataformas y liberar del proceso de conversión a los desarrolladores.

La ventaja sobre todo es que los usuarios sólo tendrán que comprar una vez la aplicación y la tendrán disponible al momento en todos sus dispositivos Windows: tableta, PC sobremesa, portátil, teléfono... Eso sí, todo dependerá de los desarrolladores ya que seguirán teniendo la opción de establecer un precio distinto para PC y móviles, aunque espero que no opten por ello. De esta forma se acabará el tener que buscar alternativas para nuestro dispositivo de aplicaciones que ya tenemos en otro de ellos y con las que ya nos sentimos cómodos utilizando.

Imagen externa
Imagen externa

Vía: The Verge.