Los portátiles suelen tener hoy en día más atractivo que los PCs de sobremesa. Muchos gamers pensamos lo mismo, sobre todo si tenemos que ir de un lado para otro todas las semanas, y lo más cómoda es disponer de uno que nos permita jugar a nuestros títulos favoritos. Razer y Dell son dos de las empresas que más portátiles fabrican de este tipo, pero Gigabyte ha querido dejar claro que también quiere abrirse un hueco en este mercado con su marca Aorus.

Por eso ha presentado X7, un portátil con procesador Intel Core i7-4700HQ con pantalla de 17,3 pulgadas y resolución 1920x1080 píxels, un mínimo de 8GB de RAM, tres puertos USB 3.0, salidas HDMI, VGA y mini DisplayPort, SSD de 128GB y un disco duro de 500 GB. Esa es la configuración básica del portátil, que puede llegar hasta los 32 GB de RAM, 512GB de SSD y disco duro de hasta 1TB.

Pero lo más interesante es su potencia gráfica, ya que incluye dos tarjetas Nvidia GTX 765M en SLI, lo que a grandes rasgos le sitúa en el rendimiento gráfico de una GTX 660 o una 780M. Se puede decir que es un portátil con potencia gráfica de uno de sobremesa. Pero la broma no es barata: 2.099 dólares por la configuración básica y hasta 2.799 dólares por la versión con todos los extras.

Tampoco han querido dejar de lado el diseño del portátil, ya que su carcasa está fabricada en aluminio lo que le va a dar una gran sensación al tacto y un aspecto único con respecto a los de la competencia. Toda esta potencia está encerrada en un grosor de 2,25 centímetros con un buen sistema de refrigeración, y los Alienware por comparación tienen unos desorbitados 5 centímetros, por lo que se puede calificar como el portátil para jugar con mejor diseño que va a haber.

50490 bytes 45444 bytes 72809 bytes 31765 bytes 31709 bytes 53121 bytes

Fuente: Gigabyte.