Ayer comentábamos que Microsoft había vendido 3 millones de Xbox One en 2013, y que Sony no tardaría en dar la respuesta en cuanto a las ventas. No se ha hecho esperar, y durante la conferencia del CES 2014 de Sony, Andrew House ha dado la cifra: 4,2 millones de unidades vendidas a fecha de 28 de diciembre de 2013.

Estas cifras incluyen una semana más de ventas así como el lanzamiento en un mayor número de mercados que la Xbox One, pero aun así la diferencia de precio (399 contra 499 euros) ha sido claramente un elemento clave para el éxito de la PS4, que se corona como vencedora de la primera batalla por la próxima generación de consolas.

La diferencia de ventas entre ambas consolas es curiosamente similar a la diferencia de precio: un 25% más de PS4 vendidas por un precio un 20% inferior que la Xbox One. Ahora que Microsoft vuelva a decir que la diferencia de precio no iba a ahuyentar compradores, por favor.