La cuarta generación de procesador Core de Intel, denominada Haswell, viene con una capacidad gráfica mejorada, que doblan la de la generación anterior. En el caso del procesamiento incluido en los Core i7, en algunos casos puede llegar hasta triplicarla, prometiendo que en los próximos años podremos jugar a una calidad gráfica extraordinaria.

Esto será así mediante una nueva gama de GPUs (procesadores gráficos) embebidos en el procesador denominada Iris y Iris Pro, que llegará junto con la estándar HD Graphics 5000, pero está orientada a los procesadores de mayor consumo como los Core i7. Los de bajo consumo, como la serie-U, tendrán que conformarse con hasta el doble de rendimiento gráfico en sus 15 a 28 Watios de condumo (que tampoco está nada mal para unos gráficos integrados en el procesador).

La gama Intel Core i7-4770 con un consumo de 65 a 84W son los beneficiados de esa serie Iris y Iris Pro de GPUs. Por supuesto, contará con soporte para DirectX 11.1, OpenGL 4 y OpenCL 1.2, resoluciones de hasta 4K, y hasta 3 pantallas.