El creciente éxito de Samsung en el entorno de Android empieza a intranquilizar a Google. Y es que Andy Rubin, vicepresidente de ingeniería de la compañía del buscador, habría advertido a los fabricantes durante una reunión el año pasado de que Google pasaría a tener una posición precaria en Android si Samsung se distanciara mucho de la competencia.

Con los últimos resultados de beneficios de los fabricantes de Android, esto es más una realidad que un miedo sin fundamento. La única compañía que de momento está pudiendo rentabilizar el sistema operativo de Google es Samsung, y con un buen margen de beneficios. Las demás compañías, aunque están mejorando en cuanto a ventas, no están consiguiendo rentabilizar el producto, y difícilmente van a poder gastar más dinero en I+D+i, o no al menos en las cantidades (15.000 millones anuales) que invierte Samsung.

El problema principal va a llegar si Google cree que para detener a Samsung y sus elevados beneficios (que seguro también les gustaría tener a ellos) lo mejor sería empezar a controlar cada vez más el sistema operativo. La forma más fácil de hacerlo sería crear mediante Motorola un producto único y con características innovadoras respecto al hardware y software de Samsung, y lanzar actualizaciones de software más constantes. Sería la aparición en el mercado del llamado X-Phone. Pero este escenario dejaría fuera de la ecuación a todos los demás fabricantes de hardware que seguirían yendo a contracorriente frente a Google y Samsung, y se crearía un duopolio dentro de Android. Lo queramos o no, los smartphones baratos apenas dan beneficios a las compañías que los sacan.

De mejorar la experiencia con Android para las demás compañías pero no con Samsung, el gigante coreano se vería forzado a abandonar completamente el sistema operativo y adoptar Tizen, su sistema operativo basado en HTML5, y en parte esta decisión se basaría en resultados concretos de funcionamiento de Firefox OS. Al fin y al cabo, una aplicación hecha en HTML5 y JavaScript se puede utilizar en cualquier sistema operativo HTML5 (ya sea Tizen, Firefox OS, Sailfish o incluso BB10, que también las soporta). Pero tampoco sería una acción viable, ni quedaría bonito de cara al público.

Cualquier paso que de Google para mejorar Android, va a reforzar también el predominio de Samsung. La situación de Google no es demasiado halagüeña, pero la verdad es que, si no les gusta, tampoco pueden hacer mucho. Android es un sistema operartivo gratuito, y Samsung creo que se ha ganado estar en lo más alto de los fabricantes de móviles por todo el esfuerzo que ha realizado. Algunos productos no les han salido bien, pero otros, como el Galaxy SII y Galaxy SIII, han sido rotundos éxitos de ventas.

Así que ya solo toca esperar a ver cómo es el X-Phone, cuando se decidan a sacarlo, claro está.