ASUS también quiere dejar claro que apuesta fuerte por los móviles y las tabletas, el gran sector que de las telecomunicaciones en el que todos quieres meter la cabeza para llevarse su pedazo del pastel. Y quizás con lo que ha presentado hoy lo consiga. Por un lado, una tableta con procesador Intel y capacidades de teléfono, y por otro un pack de tableta y móvil de calidad premium que dará mucho de lo que hablar.

ASUS FonePad

Esta tableta de 7 pulgadas quiere dar mucho de lo que hablar, sobre todo por su precio: 219 euros (179 libras o 249 dólares). Posee funcionalidad de móvil integrada al igual que el Galaxy Note 8.0, pero cuenta con un procesador Intel Atom Z2420 de un sólo núcleo a 1.2 GHz y gráficos PowerVR SGX 540. Aunque pueda parecer poco, la tableta va perfectamente fluida.

También tiene 1GB de RAM, Android 4.1 Jelly Bean, resolución de 1280x800 píxels, batería de 4.270 mAh, cámraa frontal de 1.2 megapíxels (capaz de videollamadas), 340 gramos de peso, 16GB de almacenamiento interno expandible mediante tarjeta microSD de hasta 32GB, HSDPA+/HSUP/UMTS, GPS, Bluetooth 3.0 y microUSB.

Parece una tableta excepcional por el precio que tiene (para tratarse de una tableta con capacidad de llamar por teléfono, claro está). De momento no tiene fecha de salida al mercado, salvo para EE.UU, país en el que aterrizará en marzo. Habrá una segunda versión de la tableta con cámara trasera de 3 megapíxels.

ASUS PadFone Infinity

ASUS PadFone Infinity, ya que se trata de integrar, en un solo producto de venta al público, ambas cosas. Por el precio de 999 euros contaremos con un teléfono de gama alta y de una tableta para usar como dock. La tableta cuenta con un hueco en su parte trasera en el que acoplarle el teléfono móvil.

En cuanto al smartphone, lo que más llama la atención es su cuidado diseño, ya que está creado con un Unibody de aluminio (entre 8.9 y 6.3mm de grosor dependiendo de donde midamos), que le da una gran sensación al toque y un aspecto muy parecido al iPhone 4S, pero a lo grande (ver imágenes adjuntas antes de decir que ya estamos con lo mismo de siempre). Cuenta con una pantalla de 5 pulgadas Full HD (1920x1080 píxels), procesador Snapdragon 600 a 1.7GHz, 2GB de RAM y 32 ó 64GB de almacenamiento interno, Bluetooth 4.0, WiFi, NFC, cámara de 13 megapíxels con LED flash y lente f/2.0, y batería de 2.400 mAh. Y lleva, afortunadamente, Android 4.2 preinstalado.

La tableta (Padfone Infinity Station) que le hace de dock tiene una resolución de 1920x1200 píxels en sus 10.1 pulgadas, y es de alta calidad. Es la nueva versión de la línea PadFone de ASUS, que no parece que le esté dando mal resultado. Al encajar el móvil, la tableta se activará, usando el sistema del terminal. Cuenta con una batería de 5.000 mAh y un ligero peso de 530 gramos, con 10.7 mm de grosor. Se pondrá a la venta en abril en Europa, aunque de momento no llegará a los EE.UU.