Podríamos decir que el éxito o fracaso de un sistema operativo depende, al menos en parte, del ecosistema de aplicaciones que lo sustentan. De momento, Windows Phone 8 cuenta con una buena cantidad de ellas. Microsoft ha dado los últimos datos, desde el MWC, y son realmente buenos: 130.000 aplicaciones en su tienda virtual, con 40.000 desarrolladores nuevos que han llegado a ella desde el lanzamiento del sistema operativo.

Para los desarrolladores han lanzado la nueva aplicación Dev Center, en el que podrán tener un fácil acceso a las métricas de cómo se está comportando sus aplicaciones disponibles en el Windows Phone Store, como descargas y comentarios que les hayan hecho. Con aplicaciones como estas es con las que conseguirá atraer cada vez a más desarrolladores, aunque aseguran que ya ha habido más de 500.000 descargas de su SDK (software de desarrollo de aplicaciones).

También comenta Microsoft que hay 15.000 nuevas aplicaciones que explotan las características únicas de WP8. Quizás las cifras estén lejos de las 700.000 aplicaciones con que cuentan iOS y Android, pero es un buen comienzo para una nueva plataforma. Y es que Microsoft ha puesto toda la carne en el asador para integrar Windows en todas las plataformas posibles y lo va consiguiendo. Salvo, quizás, en el mundo de las tabletas, ya que Windows RT no termina de levantar el vuelo (a falta de cifras oficiales de ventas, se cree que no ha vendido más de 1 millón de unidades de Surface RT). En definitiva, un ecosistema que va por buen camino.