Parece que se está formando un buen revuelo con las nuevas filtraciones que están llegando del Galaxy S IV. Fuentes procedentes de Corea del Sur hablaban de diversos problemas que estaría experimentando Samsung en la fabricación de su nuevo procesador Exynos 5, lo que llevaría a que el Galaxy SIV contase en su interior con el preferido de todos: un potente Snapdragon 600. En EE.UU, el Galaxy S III contaba con el procesador Snapdragon S4.

Y los ejecutivos de Qualcomm ya estarían frotándose las manos, porque se espera que venda más de 60 millones de unidades este año. Datos de analistas, por supuesto, que nada podrían tener que ver con al realidad. La pantalla tampoco sería de la compañía coreana por problemas ya conocidos con la producción de pantallas AMOLED con resolución Full HD. Así que usaría una pantalla Full HD SoLux de 4.99 pulgadas, aunque no se sabe más detalles sobre ella.

El resto de características que se espera de el son 2GB de RAM, modelos con 16, 32 y 64GB de almacenamiento interno, cámara trasera de 13 megapíxels, 138 gramos de peso y un tamaño de 140.1x71.8x7.7mm (según las filtraciones a SamMobile de su topo en la compañía coreana), marco de aluminio pero tapa trasera de plástico (apunta a batería extraíble), con botón físico de inicio y táctiles.

Sobre el diseño del móvil, con lo peor de la guerra de patentes ya pasado, Samsung habría elegido volver al diseño del SII, más rectangular y con menos curvas y su extrama delgadez que esperamos no apunte a una pobre batería. Personalmente el diseño del SIII me ha parecido un poco soso, y hay más de un buen artículo sobre ello exponiendo que parecía más diseñado por un abogado para evitar disputas con Apple que por un verdadero diseñador. La imagen filtrada que apunta a ello es la siguiente, con la que acabamos los rumores del S IV por hoy.