Todos los estudios están desesperados por montar un universo cinematográfico formado por una serie de películas interconectadas. Quien ha tenido más éxito hasta la fecha ha sido Disney, quien no para de triunfar en la taquilla con sus cintas basadas en los personajes de Marvel Studios. Sin embargo, New Line y Warner Bros. tienen un universo cinematográfico que ha pasado desapercibido y con un éxito cada vez mayor en la taquilla.

Expediente Warren, basada en las andanzas de Lorraine y Ed Warren, investigadores de lo paranormal, sentó las bases de una franquicia que ha dado una secuela, y tres películas derivadas, Annabelle, Annabelle: Creation y La monja, esta última recién estrenada. Las películas están ambientadas en el mismo mundo y están conectadas entre sí, creando un universo de terror que está yendo a más.

Con el estreno de La monja, el estudio y la productora se han apuntado un gran tanto, ya que la recaudación en taquilla ha sido espectacular. A nivel mundial ha recaudado 131 millones de dólares, 54 de los cuales lo han sido en Estados Unidos. En 19 países, incluyendo España, se ha encaramado al primer puesto de la taquilla, mientras que en otros 26 se ha convertido en la película que ha supuesto el mejor fin de semana para Warner Bros. en o que va de año.

Los resultados de La monja están siendo tan buenos, que una secuela no habría de descartarse, la cual se sumaría a la tercera entrega de Expediente Warren y a la película de este universo centrada en el Hombre Retorcido. Toda un proeza que demuestra que el género de terror, tras el precedente de It el año pasado, puede funcionar fuera de la festividad de Todos los Santos.

Vía: Deadline.