Sony está pendiente de anunciar el precio y disponibilidad de la PlayStation 5, pero inicialmente tenía esperanzas de vender 10 millones de unidades hasta el 31 de marzo de 2021. Esa previsión fue revisada hasta las 15 millones de unidades, pero ahora llegan noticias de que Sony no esperaría vender más de 11 millones de unidades por cuestiones ajenas a la compañía como es la producción del procesador que integra la consola.

Bloomberg asegura que TSMC solo estaría consiguiendo un rendimiento de producción de en torno al 50 % del nuevo chip, lo que habría provocado la revisión a la baja de la producción de consolas. Aun así, a la vez dice cosas habituales del sector, como que el rendimiento están aumentando lentamente, pero no habría alcanzado un punto estable. Estos no son problemas de diseño del chip, porque esos problemas se detectan en fases más tempranas, sino netamente de producción por parte de TSMC. Un menor rendimiento de producción afecta directamente a los costes de producción de un producto, y en este caso afectaría a la cuenta de resultados de Sony.

Puesto que se está hablando de rumores, conjeturas y predicciones, es muy difícil saber si realmente va a haber problemas de disponibilidad de la PlayStation 5 que se arrastren en el tiempo. Es obvio que inicialmente habrá problemas de existencias, porque siempre ocurre con las nuevas consolas. Pero la demanda, en un momento de crisis económica mundial, podría no mantenerse alta en el tiempo aunque vaya a llegar la consola a las puertas de la campaña de Navidad. Hay demasiados factores impredecibles, como segundos confinamientos como el que está sufriendo Israel, que si se dan en muchos países hundirían aún más la demanda mundial.

Vía: TechPowerUp.