Años y años de rumores, gritos al cielo clamando por su regreso, de decepciones tras ver que finaliza una conferencia y no ha aparecido en la lista de los juegos presentados. Sin embargo, eso se acabó de golpe, porque los tres juegos más esperados para muchos han sido anunciados: Final Fantasy VII Remake, Shenmue III y The Last Guardian.

Siento no poder formar parte de la alegría generalizada: apenas jugué unas horas a Final Fantasy VII, no pude jugar en su época a los Shenmue I y Shenmue II, y The Last Guardian no me llama nada la atención. Quizás sea otra vez por no disfrutar de los anteriores juegos de Team ICO.

Sin embargo, entiendo la euforia. Yo estaría igual o peor con otros juegos que llevo esperando años (un nuevo Metroid esta tarde por favor Nintendo). Por eso me he animado a escribir este artículo, aportando un punto de vista más sosegado sin dejarse llevar demasiado por la emoción. Comencemos.

The Last Guardian

Voy a empezar por el que menos tengo que decir. The Last Guardian, el cual lleva en desarrollo desde 2007 y que iba camino de convertirse en el nuevo Duke Nukem Forever, parecía muerto cuando su desarrollador Fumito Ueda abandonaba Sony sin dar explicaciones hace tres años.

Sin embargo, la empresa y el diseñador parece que han hecho las paces y tendremos el nuevo juego de Team ICO en 2016. Como he dicho antes, lo que vi de este juego no me llamó la atención, ya que juegos de su estilo ahora hay muchos, y todas las expectativas sobre el juego están basadas en los juegos anteriores de este estudio (como en todas las secuelas). Pero está claro que un juego no es tan esperado por nada y seguro que no decepciona.

Imagen externa

Final Fantasy VII

Seguimos por Final Fantasy VII. El juego de Square-Enix tiene su éxito ligado al de la primera PlayStation. El uno no hubiera sido nada sin el otro. Muchos se iniciaron en la saga que creó Hironobu Sakaguchi allá por 1987 con esta entrega, e incluso he llegado a oír que por qué empezaron Final Fantasy por el número 7, y en mi caso fue con FF VIII. De ahí que toda una generación se echara a llorar ayer cuando vieron la palabra remake en la pantalla. "El juego que más he disfrutado de mi vida con gráficos de 2015, ¿qué puede salir mal?" Pues casi todo.

Hace poco jugué a un título que muchos consideran el mejor de la historia y que marcó mi infancia: The Legend of Zelda Ocarina of Time. Disfruté como el niño que era cuando escuché a Link tocar la canción de tiempo la primera vez. Sin embargo, cuando lo jugué de más mayor, mi cabeza no paraba de repetir: "esto está mal diseñado, pero cómo se les ocurrió hacer esto así..." Poco a poco el hechizo de la nostalgia se fue deshaciendo para dejarme ver que estaba ante un juego que, a pesar de haber sido el más grande, se había quedado viejo.

¿Con esto qué quiero decir? Quiero decir: cuidado fans de FF VII. Unos gráficos bonitos no van a ser capaces de ocultar que como todos los títulos que jugamos de pequeños, vuestro mito se ha quedado anticuado.

Las mecánicas de los juegos evolucionan, y sólo hay que ver en qué se parece Final Fantasy VII a Final Fantasy XIII. Así que cuando dicen remake, espero que lo que hagan sea adaptar las mecánicas de 1997 a 2015, porque de otra forma os pasará que cuando se caiga el velo de la nostalgia hará que vuestro querido juego os deje un sabor de boca horrible. Esperemos que no sea así.

Imagen externa

Shenmue III

Y llegamos a la parte en la que mas rabia voy a soltar. Shenmue III era otro juego que todo el mundo daba por muerto. SEGA no estaba dispuesta a gastar más de 100 millones de dólares que costaría su desarrollo (estimado por el coste de desarrollo de su segunda parte) por lo que la historia de Ryo Hazuki y el sueño de su creador, Yu Suzuki, parecían desvanecerse para siempre. Hasta anoche.

Yu Suzuki salía ayer al escenario durante la conferencia de Sony para anunciar que Shenmue III sería una realidad si alcanzaba su financiación en Kikstarter, y mi cara después de la sorpresa inicial fue de "¡¿QUÉ?!". Esto me parece tan mal a tantos niveles que no se ni por donde empezar.

No veo mal que al final el desarrollo de Shenmue III haya caído en la vía de la financiación colectiva. Todo lo contrario: creo que debería de haberlo hecho hace mucho tiempo. Lo que me parece horrible es que Sony haya sacado a Yu Suzuki al escenario a pedir limosna para el proyecto. Bien, Sony, o lo pagas tú o no te adjudiques el mérito de Shenmue III.

Cuando Hideki Kamiya no encontraba a nadie que quisiera financiar Bayonetta 2, Nintendo fue la única que se animó a financiar el proyecto con la consecuencia de que claro, Bayonetta fuera exclusivo para Wii U, lo cual encendió las iras de millones de fans por todo el mundo. Ahora Sony usa a los jugadores como estudio de mercado para ver si Shenmue III triunfaría o no.

Imagen externa

Los 2 millones de dólares que se requerían para financiar el proyecto fueron recaudados en 6 horas, ¿a alguien le sorprende? Con 2 millones Shenmue III no llega a ser ni juego para teléfonos, por lo que Sony tendrá que poner dinero en su desarrollo. Por lo tanto, ¿a qué que viene este Kickstarter?

Sony, ¿de verdad te hace falta montar esta parafernalia para darte cuenta de que Shenmue es un juego que va a vender como churros si le das la promoción adecuada? Me parece que aquí la compañía japonesa no ha querido mojarse y ha lanzado una sonda para ver cómo estaban los sentimientos de los fans respecto al juego, lo cual no me parece mal, pero no jugando con nuestro dinero en Kickstarter. Si te arriesgas con Shenmue III, te arriesgas del todo.

Lo malo de que esta jugada triunfe es que empecemos a ver más juegos del estilo así financiados, poniendo nuestro dinero en cosas que solo existen en la cabeza de sus creadores. Y no estoy en contra del micromecenazgo, pero sólo debería recurrirse a esto como medida desesperada de los desarrolladores que no tienen medios de ver financiado su juego, pero que lo haga Sony me parece una jugada muy rastrera y un insulto a todos esos pequeños estudios indis que de verdad necesitan el dinero.

Y una vez dicho esto, me apunto las fechas de los tres juegos para poder jugarlos nada mas se lancen al mercado. Al fin y al cabo, los tres son unos juegazos como la copa de un pino.

P.D: Y aún queda Half-life 3 por salir...