El 8 de mayo todo se volverá plastilina para recibir el último juego de de la bola rosa de Nintendo: Kirby y el Pincel Arcoíris. Utilizando el estilo de juego con el que sorprendió en Nintendo DS con Kirby y el pincel del poder, volvemos a ponernos el pincel en mano. Esta vez con una estética de plastilina que, para qué negarlo, es lo más mono que he visto en un videojuego, y a la que Nintendo se está aficionando como vimos en la Wii con Kirby's Epic Yarn y lo hilos, y Yoshi's Wolly World y la lana.

Destaca el uso de los amiibos del mundo de kirby: Kirby, el Rey Dedede y Meta Knight. Con ellos obtendremos poderes que nos harán más fácil el recorrido de nuestra aventura. Por cierto, bravo por Nintendo por ir incorporando poco a poco el uso de los amiibo en todos su juegos.

Tampoco faltarán las transformaciones de Kirby en vehículos, como ya comenzó a hacer en su anterior juego. Por ahora le hemos visto transformado en tanque, submarino y nave espacial, y veremos en cuántas cosas más se convierte.

Y cómo olvidar el multijugador para hasta 4 jugadores (y digo yo, ¿por qué no 5 jugadores? 4 mandos de Wii y el de Wii U, ¿no?). Hace tiempo que Kirby no defiende solo el reino de Dreamland, ya que los Waddle Dee se apuntan a la fiesta para echarte un cable a devolver los colores robados de Dreamland.